El cardenal Rouco agradece al Papa el que recuerde a España sus raíces

Print Friendly, PDF & Email

MADRID, 4 mayo 2003 (ZENIT.org).- El cardenal Antonio María Rouco Varela, arzobispo de Madrid, dio la bienvenida este domingo a Juan Pablo II en la plaza Colón de Madrid, antes de comenzar la celebración de canonizaciones, subrayando los frutos que han dejado los viajes apostólicos de este pontífice a España.

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

En cada una de las cuatro peregrinaciones papales precedentes, afirmó el presidente de la Conferencia Episcopal Española, los católicos españoles aprendieron, «con nueva certeza, confirmada por el Sucesor de Pedro, que había que retornar decididamente a lo más auténtico de nuestra tradición cristiana si queríamos descubrir con creatividad histórica, las más ricas, vivas y actuales posibilidades de presente y de futuro para la Iglesia y para la sociedad».

El arzobispo de Madrid afirmó que «desde aquella vuestra primera visita pastoral, verdaderamente histórica, del otoño del año 1982, no habéis cejado nunca de recordarnos el don tan extraordinario y singular que supone para la identidad interior de España le fe cristiana recibida desde los orígenes de nuestra historia común, profesada con una fidelidad a la comunión católica sin fisuras y vivida con una generosidad misionera que no admite muchos parangones».

Según el prelado, «ese horizonte de nuestra historia, por cristiana y católica verdaderamente universal, quedaba más nítidamente iluminado y abierto –tras el prólogo de vuestra escala en Zaragoza con motivo del Viaje a Santo Domingo en 1984 para inaugurar el novenario de preparación del Quinto Centenario de la Evangelización de América– en Sevilla, los lugares colombinos y Madrid –desde esta misma Plaza de Colón donde nos encontramos–, en junio de 1993 por vuestra llamada apremiante a nuestras comunidades diocesanas y a España entera para que reencontrásemos y recreásemos nuestra vocación misionera hacia dentro y hacia fuera de nuestras fronteras».

Para el cardenal Rouco, «una buena prueba de ello os la ofrecieron ayer en la emocionante Vigilia Mariana de Cuatro Vientos los jóvenes de España», cuyo entusiasmo «evocaba el de los discípulos el día de Pentecostés»: «Los jóvenes de «la Tierra de María» le entregaron su corazón al Papa que se ha declarado «todo de María»: «Totus Tuus»».

Se refirió también a los nuevos santos, «modelos –¡santos de la España contemporánea!»: «Pedro Poveda, José María Rubio, Genoveva Torres, Angela de la Cruz, Maravillas de Jesús. El estilo: el de la santidad, el de la perfección de la caridad que transforma los corazones, las familias, las sociedades y los pueblos».

El cardenal de Madrid dio la bienvenida al Papa en nombre de los obispos y también de los representantes y políticos, «que ven en vuestra Santidad el defensor más firme e inquebrantable del hombre, de cada ser humano, de su dignidad personal inviolable, de sus derechos fundamentales, del derecho a la vida frente a toda agresión que la amenaza, especialmente frente a la violencia terrorista; al que promueve incansablemente el bien de matrimonio y de la familia, el bien común de la humanidad, y el bien preciadísimo de la paz».

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }