Juan Pablo II: «El cristianismo no se siente extraño al mundo»

Palabras antes de rezar la oración del «Angelus» en la fiesta de la Epifanía

Share this Entry

CIUDAD DEL VATICANO, martes, 6 enero 2004 (ZENIT.org).- Publicamos la intervención pronunciada por Juan Pablo II en este martes, fiesta de la Epifanía, antes de rezar la oración mariana del «Angelus» junto a varios miles de peregrinos congregados en la plaza de San Pedro del Vaticano.

* * *

1. En la fiesta de la Epifanía del Señor, el Evangelio de Mateo habla de una misteriosa «estrella» que guió a los Magos hasta Jerusalén y después a Belén, donde adoraron al Niño Jesús (Cf. 2, 2.7.9.10).

La estrella, que lleva a los Magos hasta Cristo, recuerda la rica simbología de la luz, sumamente presente en Navidad. Dios es luz y el Verbo hecho hombre es «luz del mundo» (Juan 8, 12), luz que guía el camino de las gentes: «Lumen gentium».

2. Esta gran verdad movía a mi venerado predecesor, Pablo VI, cuando hace exactamente cuarenta años realizó su histórica peregrinación a Tierra Santa. Precisamente el 6 de enero de 1964, en Belén, en la Basílica de la Natividad, pronunció palabras memorables. Entre otras cosas, dijo: «Nos vemos al mundo con una simpatía inmensa. Si el mundo se siente extraño al cristianismo, el cristianismo no se siente extraño al mundo». Y añadió que la misión del cristianismo entre la humanidad es una misión de amistad, de comprensión, de aliento, de promoción, de elevación: es decir, una misión de salvación.

Y desde el lugar que vio nacer al Príncipe de la Paz exhortó a los responsables de las naciones a una mayor colaboración para «instaurar la paz en la verdad, en la justicia, en la libertad y en el amor fraterno».

3. Con todo mi corazón, hago mías estas palabras del siervo de Dios, Pablo VI, mientras invoco la intercesión de María Santísima, estrella de la humanidad peregrina en el tiempo. Que todo hombre, con la ayuda maternal de la Virgen, pueda llegar a Cristo, Luz de verdad, y que el mundo pueda avanzar por el camino de la justicia y de la paz.

[Traducción del original italiano realizada por Zenit]

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")