El Papa insiste: La Constitución europea debe reconocer sus raíces cristianas

Pide presión al gobierno italiano

Share this Entry

CIUDAD DEL VATICANO, viernes, 9 enero 2004 (ZENIT.org).- En momentos en los que se encuentra detenida la aprobación de la futura Constitución europea, Juan Pablo II insiste en que el documento haga reconocimiento explícito de las raíces cristianas del viejo continente.

Por este motivo, el Santo Padre pidió este viernes al gobierno italiano que haga todo lo posible para que se logre este objetivo, que cuenta con el apoyo de declaraciones públicas tanto del actual gobierno de Roma como de muchos exponentes de la oposición.

Recordando que el cristianismo forma parte del «patrimonio histórico del pueblo italiano», el Papa pidió a ese país «hacer lo posible para que también Europa, en las instancias competentes, reconozca las propias raíces cristianas».

Estas raíces, aclaró, «son capaces de asegurar a los ciudadanos del continente una identidad que no sea efímera o que no se base simplemente en intereses políticos-económicos, sino en valores profundos que no perecen».

El obispo de Roma expuso su petición a Italia al recibir este viernes las cartas credenciales del nuevo embajador de ese país, Giuseppe Balboni Acqua, quien hasta ahora era jefe del Ceremonial Diplomático de la República.

«Los fundamentos éticos y los ideales que constituyeron la base de los esfuerzos para la unidad europea son hoy más necesarios aún hoy, si se quiere ofrecer una estabilidad al perfil institucional de la Unión Europea», consideró el Santo Padre.

El Papa pidió por último a Italia que «siga recordando a las naciones hermanas la extraordinaria herencia religiosa, cultural y civil que ha dado grandeza a Europa a través de los siglos».

El pasado 13 de diciembre la Conferencia Intergubernamental europea celebrada en Bruselas concluyó sin encontrar un acuerdo sobre el sistema de voto en la toma de decisiones en la Unión Europea, bloqueando la aprobación del proyecto del Tratado constitucional allí presentado.

Irlanda, que en el primer semestre de 2004 ha asumido la presidencia de turno, debería continuar ahora las negociaciones entre los gobiernos. No se ha puesto la fecha de una Conferencia de estas características para volver a analizar el proyecto.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")