Irán: Cáritas lleva su ayuda a Bam y constata la magnitud de la tragedia

6.000 niños han quedado huérfanos por el terremoto

Share this Entry

BAM, domingo, 11 enero 2004 (ZENIT.org).- Cáritas ha recibido el encargo de gestionar la asistencia a las víctimas de cuatro distritos cercanos a Bam –en la provincia iraní de Kerman–, mientras continúa el reparto de materiales de primera necesidad aportados por el organismo católico a la población afectada por el violento terremoto que sacudió la zona el 26 de diciembre pasado.

Nada más conocerse la catástrofe, la comunidad católica iraní –que en la república islámica es reducidísima, unos 16.000 fieles en una población de 68 millones– organizó en todas sus comunidades colectas a beneficio de las víctimas.

Las otras comunidades cristianas de Irán, ortodoxas y protestantes, también se lanzaron a reunir bienes de primera necesidad para auxiliar a los damnificados.

En un informe difundido el jueves desde la ciudad de Bam, los miembros de la red internacional de Cáritas desplazados en la zona describen la dramática situación material y humana por la que atraviesan los damnificados según se va constatando el alcance de la catástrofe.

De la información proporcionada a los miembros de Cáritas por el responsable del Departamento de Educación de Bam, al menos 6.000 niños han quedado huérfanos como consecuencia del seísmo.

Esas mismas fuentes calculan que otros 9.000 niños han perdido la vida, mientras que 1.200 maestros continúan desaparecidos.

Las autoridades de Bam estiman en un 80% la superficie de la ciudad que ha sido arrasada por el terremoto en el que ha perecido no menos de un tercio de una población de 90.000 personas.

El personal de Cáritas desplazado en Bam también ha podido comprobar la fuerte resistencia de los supervivientes a abandonar las ruinas de lo que fueron sus hogares, lo que dificulta seriamente el acceso de los servicios de ayuda a los damnificados.

Estos rechazan ser realojados temporalmente en los asentamientos levantados por las distintas organizaciones humanitarias. De hecho, en la gran mayoría de estos campos no están residiendo actualmente más de 20 familias, a pesar de tener capacidad para albergar a varios miles de personas.

En estos momentos, todas las organizaciones humanitarias presentes en la zona, tanto estatales como no gubernamentales, trabajan de manera coordinada bajo la «Media Luna Roja».

Se espera que en los próximos días, la ciudad sea dividida en diversos sectores, cada uno de los cuales será confiado a la tutela de alguna de las organizaciones presentes en el terreno.

Todas las operaciones desarrolladas por la red internacional de Cáritas en el país están siendo asesoradas por Cáritas Iraní, con cuyo personal local ya se ha comenzado a trabajar para identificar cuáles van a ser las áreas prioritarias de actuación conjunta en los futuros planes de reconstrucción.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")