El Papa pide a los medios de comunicación «valentía» para apoyar a la familia

En su mensaje con motivo de la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales 2004

Share this Entry

CIUDAD DEL VATICANO, domingo, 25 enero 2004 (ZENIT.org).- Juan Pablo II ha pedido a los medios de comunicación «valentía» para resistir a «presiones comerciales» o a «ideologías» que buscan promover una concepción inadecuada de la familia.

La petición del Papa queda recogida en el mensaje que ha escrito con motivo de la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales 2004 –tendrá lugar a nivel mundial el domingo, 23 de mayo–, distribuido por la Sala de Prensa de la Santa Sede este sábado.

«Los agentes de la comunicación deben conocer y respetar las exigencias de la familia –reconoce el Papa–. Esto supone en ellos a veces una gran valentía y siempre un hondo sentido de responsabilidad».

«No es tan fácil resistir a las presiones comerciales o a las exigencias de adecuarse a las ideologías seculares –subraya en el texto escrito en inglés–, pero eso es precisamente lo que los agentes de la comunicación responsables deben hacer».

«Es mucho lo que está en juego –insiste–, pues cualquier ataque al valor fundamental de la familia es un ataque al bien auténtico de la humanidad».

La Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales es la única que instituyó el Concilio Vaticano II. En este año, lleva por lema «Los medios en la familia: un riesgo y una riqueza».

En su mensaje, el obispo de Roma reconoce con esperanza que en ocasiones los medios de comunicación son capaces de tratar a la familia de un modo «realista pero también benévolo», exaltando «virtudes como el amor, la fidelidad, el perdón y la entrega generosa a los demás».

Hay programas, subraya, «que reconocen los fracasos y las decepciones que sufren inevitablemente los matrimonios y las familias –tensiones, conflictos, contrariedades, decisiones equivocadas y hechos dolorosos–, pero al mismo tiempo se esfuerzan por discernir lo correcto de lo incorrecto».

Es decir, constata, buscan «distinguir el amor auténtico de sus falsificaciones, y mostrar la importancia insustituible de la familia como unidad fundamental de la sociedad».

Por el contrario, afirma con decepción el mensaje pontificio, «con demasiada frecuencia los medios de comunicación presentan a la familia y la vida familiar de modo inadecuado».

«La infidelidad, la actividad sexual fuera del matrimonio y la ausencia de una visión moral y espiritual del pacto matrimonial se presentan de modo acrítico, y a veces, al mismo tiempo, apoyan el divorcio, la anticoncepción, el aborto y la homosexualidad», constata.

«Esas presentaciones, al promover causas contrarias al matrimonio y a la familia, perjudican al bien común de la sociedad», señala.

Por este motivo, sugiere Juan Pablo II, «sin recurrir a la censura, es necesario que las autoridades públicas pongan en práctica políticas y procedimientos de reglamentación para asegurar que los medios de comunicación social no actúen contra el bien de la familia».

«Los medios de comunicación no deben dar la impresión de que tienen un programa hostil a los sanos valores familiares de las culturas tradicionales, o de que buscan sustituir esos valores, como parte de un proceso de globalización, con los valores secularizados de la sociedad consumista», subraya.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")