Juan Pablo II solidario con los obreros de una acerería que podría cerrarse

Algunos llegaron al Vaticano tras 26 horas de peregrinación a pie

Share this Entry

CIUDAD DEL VATICANO, domingo, 8 febrero 2004 (ZENIT.org).- Juan Pablo II manifestó este domingo su cercanía a los obreros metalúrgicos italianos cuyos puestos de trabajo se encuentran en peligro a causa del posible cierre de su acerería.

Tras rezar la oración mariana con los peregrinos congregados en la plaza de San Pedro del Vaticano, el pontífice dirigió un saludo a varios centenares de obreros de la empresa AST de la localidad de Terni (en Umbría, centro de Italia).

Quince de ellos llegaron a Roma en una peregrinación de 26 horas a pie que habían comenzado el día anterior. El resto se trasladaron en autobús. Algunos llevaban un casco blanco como el que Juan Pablo II se colocó el 19 de marzo de 1981 cuando visitó esa misma fábrica, que también en esa ocasión atravesaba momentos de crisis.

En aquella ocasión, recordó el Papa en su saludo, «hice mi primera visita pastoral a una fábrica italiana».

«Queridos trabajadores –añadió–, como dije entonces, aprecio en vosotros la firme voluntad de «defender vuestro trabajo y su dignidad». Estoy junto a vosotros en estos momentos de dificultad y deseo que se pueda encontrar una solución justa para vosotros y vuestras familias».

Este 6 de febrero la ciudad de Terni organizó una huelga general contra el cierre de Ast, empresa que pertenece desde 1994 a la multinacional alemana Thyssen Krupp Stainless, el grupo más importante del mundo en la transformación de acero inoxidable. La empresa da trabajo a unas quinientas personas.

El presidente de la Comisión Europea, Romano Prodi, recordó el 5 de febrero a los responsables de Thyssen Krupp las promesas de respeto de puestos de trabajo que hicieron al adquirir la empresa. El grupo ha aclarado que se trata de un problema de excedencia productiva.

Terni es la ciudad de la que fue obispo San Valentín. En este año, la ciudad se prepara para la fiesta de su santo en un clima de tensión por el futuro de sus trabajadores.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")