La India: El cardenal Toppo pide responder a la violencia fundamentalista con el valor de la fe

Llamamiento del presidente del episcopado a la comunidad católica del país

Share this Entry

GUWAHATI, lunes, 9 febrero 2004 (ZENIT.org).- Los católicos no deben permitir que los ataques del fundamentalismo hindú debiliten el espíritu misionero de la Iglesia; es una prueba a la que se debe responder con el valor de la fe, pidió la semana pasada el cardenal Telesphore Placidus Toppo, presidente de la Conferencia de los Obispos Católicos de la India (CBCI).

En una visita al noreste del país, donde las provincias de Assam, Nagaland y Maghalaya son escenario de conflictos étnicos, el purpurado invitó a la Iglesia a continuar «su obra sin miedo, a pesar de la intimidación y las atrocidades sufridas y la oposición de algunos sectores de la sociedad».

«No debemos tener miedo de proclamar el mensaje de Cristo», exhortó.

El llamamiento del cardenal Toppo, pronunciado en una «zona caliente» de la nación india, se ha difundido rápidamente llegando a Gujarat, Karnataka y Tamil Nadu, donde obispos, clero y laicos –según refieren distintas fuentes de la Iglesia local a Fides— se han sentido confortados y alentados en su misión.

El presidente de la CBCI –organismo que comprende a los obispos de rito latino, siro-malabar y siro-malankar– expresó su preocupación por los ataques sufridos por el personal y las estructuras católicas en diversas zonas del país y, sobre todo, por la campaña que algunos grupos han lanzado para desacreditar a la Iglesia católica ante la opinión pública.

«Estos acontecimientos nos han afectado, pero no nos han desmoralizado», declaró: «La Iglesia continuará desarrollando un papel positivo para el cambio de la sociedad».

Recordando el gran compromiso de los misioneros en los siglos pasados y su contribución en llevar la Buena Nueva del Evangelio a la India, el cardenal Toppo advirtió: «Ahora es responsabilidad nuestra continuar con confianza y sin temor la labor que ellos comenzaron».

Citando las palabras de Juan Pablo II, añadió: «Un cardenal debe estar dispuesto a pagar el precio más elevado por la fe y por la verdad y la justicia».

Además invitó al clero y a los laicos a caminar y trabajar juntos: «Todos debemos tomar en serio nuestra responsabilidad de llevar la paz y promover el amor en la sociedad –indicó–. Que nuestros corazones ardan con el fuego de la fe y del amor».

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación