Juan Pablo II: Es imposible pensar en la civilización europea sin su herencia cristiana

Intervención antes de rezar el «Angelus»

Share this Entry

CIUDAD DEL VATICANO, domingo, 15 febrero 2004 (ZENIT.org).- Publicamos la intervención de Juan Pablo II, dirigida desde la ventana de su estudio a mediodía de este domingo, ante miles de peregrinos congregados en la plaza de San Pedro del Vaticano para rezar la oración mariana del «Angelus».

* * *

1. Hemos celebrado ayer, 14 de febrero, la fiesta de los santos Cirilo y Metodio, apóstoles de los pueblos eslavos y Patronos de Europa junto a san Benito Abad. Evangelizando las regiones centro-orientales del Continente, contribuyeron de forma determinante a que la Europa cristiana pudiera respirar con los dos pulmones: el de occidente y el de oriente. En efecto, así como es imposible pensar en la civilización europea sin la obra y la herencia benedictina, tampoco se puede prescindir de la acción evangelizadora y social de los dos santos hermanos de Salónica.

2. En estos meses están inmersos en el proceso de integración política del Continente algunos países del este europeo donde trabajaron los santos Cirilo y Metodio. Son naciones portadoras de una específica riqueza cultural y espiritual: en ellas, el Cristianismo ha ejercido una extraordinaria fuerza de cohesión en el respeto de sus características peculiares. Ejemplar fue, a propósito, el método de evangelización de los santos Cirilo y Metodio, quienes movidos por el ideal de unir en Cristo a los nuevos creyentes, adaptaron a la lengua eslava los textos litúrgicos y a las costumbres de los nuevos pueblos el derecho greco-romano (Cf. Enc. Slavorum Apostoli, 12-13).

3. El encuentro entre el Evangelio y las culturas ha hecho que Europa se convirtiera en un «laboratorio» donde, en el curso de los siglos, se han consolidado valores significativos y duraderos. Oremos para que, también en nuestros días, el mensaje universal de Cristo, confiado a la Iglesia, sea luz de verdad y fuente de justicia y de paz para los pueblos del Continente y del mundo entero. Lo pedimos por intercesión de María Virgen y de los Santos y Santas que son invocados como Patrones de Europa.

[Traducción del original italiano realizada por Zenit]

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación