Reconocidas las virtudes heroicas del Cura Brochero, sacerdote argentino

CIUDAD DEL VATICANO, lunes, 19 abril 2004 (ZENIT.org).- La Iglesia católica pronto contará con dos nuevos santos y diez nuevos beatos, según se desprende de los decretos promulgados este lunes por la Congregación para las Causas de los Santos en presencia de Juan Pablo II.

Share this Entry

En la presentación que hizo de los beatos y siervos de Dios el cardenal José Saraiva Martins, prefecto de la Congregación, destacó que «los santos son los pedagogos más creíbles y eficaces de la perfección cristiana».

«La variedad de sus carismas, de sus intuiciones y de sus obras evangélicas son indicaciones y estímulos para la Iglesia de nuestro tiempo», añadió el purpurado portugués.

La Congregación promulgó dos decretos de reconocimiento de milagros atribuidos a la intercesión de dos beatos, paso último exigido para el reconocimiento de su santidad.

Se trata del beato Alberto Hurtado Cruchaga, chileno, sacerdote de la Compañía de Jesús (1901-1952). «Sacerdote lleno de fervor y espíritu de iniciativa, se dedicó al apostolado entre los jóvenes y a la enseñanza», recordó el cardenal Saraiva Martins. «Fue asistente de la Acción Católica y fundó «El Hogar de Cristo» para ayudar a los pobres sin techo».

El otro futuro santo será el beato Felice Da Nicosia (en el siglo Giacomo Amoroso), italiano, laico de la Orden de los Frailes Menores Capuchinos (1715-1787). Durante más de cuarenta ofreció su servicio de mendicante, recordó el cardenal, realizando «un fructuoso apostolado itinerante. Analfabeta, tuvo la ciencia de la caridad y de la humildad».

Entre los futuros diez beatos, ocho son mártires de la persecución religiosa en España de los años treinta del siglo pasado, por lo que el proceso canónico no requiere el reconocimiento de milagros atribuidos a su intercesión.

Un decreto reconoce por una parte el martirio en 1936 de siete sacerdotes de la diócesis de Urgel: José Tapies Sirvant (nacido en 1869), Pascual Araguás Guardia (1899), Silvestre Arnau Pascuet (1911), José Boher Foix (1887), Francisco Castell Brenuy (1866), Pedro Martret Moles (1901) y el francés José Juan Perot Juanmartí (1877).

«Todos estaban comprometidos en el ministerio pastoral como párrocos o ayudantes. La causa de su muerte fue el odio a la fe», afirmó el cardenal Saraiva Martins.

La otra mártir de la persecución religiosa en España que será beatificada es María de los Ángeles Ginard Martí, religiosa de la Congregación de las Hermanas Celadoras del Culto Eucarístico, asesinada por odio a la fe durante la persecución religiosa en Dehesa de la Villa (España), en 1936. Había nacido en Mallorca en 1894.

Los otros dos futuros beatos no son mártires, por lo que su proceso ha requerido el reconocimiento de dos milagros, que se promulgaron este lunes.

Se trata de Pierre Vigne, francés, sacerdote y fundador de la Congregación de las Hermanas del Santísimo Sacramento (1670-1740). «Su especialidad fue la predicación itinerante, la devoción a la Eucaristía y el ministerio de las confesiones», explicó el cardenal.

El otro futuro beato es Jean du Sacré-Coeur, francés, (en el siglo León Gustave Dehon), fundador de la Congregación de los Sacerdotes del Sagrado Corazón de Jesús (Dehonianos) (1843-1925). «Se dedicó al apostolado social y educativo, dando vida a una serie de iniciativas que le costaron muchos sacrificios», reveló el purpurado.

La Congregación para las Causas de los Santos publicó además decretos de reconocimiento de las virtudes heroicas –uno de los pasos requeridos por el proceso de beatificación– de los siguientes siervos de Dios:

–Francesco Maria Greco, italiano, sacerdote y fundador de la Congregación de las Religiosas Pequeñas Obreras de los Sagrados Corazones (1857-1931).

–José Gabriel del Rosario Brochero, argentino, sacerdote (1840-1914).

–Silvio Gallotti, italiano, sacerdote (1881-1927).

–Felice Prinetti , italiano, sacerdote de la Congregación de los Oblatos de la Virgen María y fundador de la Congregación de las Religiosas Hijas de San José (1842-1916).

–Candelaria de San José, venezolana, (en el siglo Susana Paz Castillo Ramírez), religiosa y fundadora de la Congregación de las Religiosas Carmelitas de la Tercera Orden Regular, en la actualidad Religiosas Carmelitas de la Madre Candelaria (1863-1940).

–Teresa del Corazón Inmaculado de María, española, (en el siglo Teresa Guasch y Toda), religiosa y cofundadora de la Congregación de las Religiosas Carmelitas Teresianas de San José (1848-1917).

–Maria della Passione di Nostro Signore Gesú Cristo, italiana, (en el siglo Maria Grazia Tarallo) religiosa del Instituto de las Religiosas Crucificadas Adoradoras de la Eucaristía (1866-1912).<br>
–Maria Anna Barbara Cope, conocida como “Mother Marianne of Molokai”, alemana, religiosa de las Hermanas de la Tercera Orden de San Francisco de Syracuse (1838-1918).

–María del Pilar Cimadevilla y López-Dóriga, niña española (1951-1962).

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación