Un libro trata de descubrir cómo era el rostro de Cristo

El Evangelio, explica el autor, no describe el rostro, pero sí su mirada

Share this Entry

VENEGONO (ITALIA), jueves, 29 abril 2004 (ZENIT.org).- ¿Cómo era el rostro de Jesús?». Para responder a esta pregunta ha escrito un libro el teólogo italiano Franco Giulio Brambilla, profesor de cristología y de antropología en la Facultad Teológica de Italia Septentrional.

En el libro, recientemente publicado en italiano con el título «¿Quién es Jesús? A la búsqueda de su rostro» («Chi è Gesù? Alla ricerca del volto», http://www.qiqajon.it), Brambilla (Missaglia, 1949) ayuda al lector precisamente a discernir «los trazos del rostro del Señor viviente».

Al explicar una de las conclusiones a las que ha llegado, Brambilla subraya que «en el Evangelio nunca se describe el rostro de Jesús, pero sí su mirada».

«¿Qué rostro me revela esa mirada? –se pregunta–. Ese rostro tiene una mirada que comunica el exigente e inextinguible amor del Padre que atraviesa el abismo del mal de los hombres para llevarlo sobre sus espaldas con la libertad y el amor del Espíritu».

El teólogo se ha basado sobre todo en el Evangelio de Lucas, «porque es el narrador más fino y más misterioso del Nuevo Testamento», y «porque es un discípulo de la segunda hora, como lo somos nosotros –los hombres y mujeres del siglo XXI–, que tenemos el problema de acceder a Jesús sin haberlo conocido directamente».

«Por esto disemina en su texto muchos indicios para encontrarlo –explica–, se hace cargo de nuestros medios y nuestros deseos y nos conduce de la mano para que no nos perdamos».

Por eso, en el libro afirmo que «la manera en que buscamos al Señor es decisiva para encontrar al Señor que buscamos». «Si busco un medio para obtener un fin seré un técnico hábil. Si busco un sentido para orientar el camino, tendré una existencia más auténtica».

«Por este motivo el Evangelio de Lucas es intrigante. Estamos acostumbrados a leerlo a trozos, y de este modo pierde su fuerza, su trama narrativa, su intriga», afirma.

«En cambio, el Evangelio está escrito para que el lector participe en él, para que se convierta en personaje y así sea cada vez más persona… este es el tema de la búsqueda», considera el teólogo.

Por lo que se refiere al papel de las mujeres en el Evangelio de Lucas, Bambrilla explica que «expresan ese aspecto de la búsqueda de Jesús que llega primero, que custodia la ternura, toca el corazón y es capaz de revelar la insondable riqueza de su rostro».

«Las mujeres de Lucas son las mujeres de la Resurrección, en el cielo terso de la mañana de Pascua, que buscan entre los muertos aquél que ya no está allí, pero que antes se dejan desorientar para encontrar el rostro de Jesús como el viviente», recuerda.

«Las mujeres están en el origen de la vida, por ello son las que primero acogen la vida nueva del Resucitado: son las sorpresas de Dios», considera.

«Por este motivo, el Evangelio de Lucas está repleto de mujeres, desde María de Nazaret hasta las mujeres de la Pascua: y todas las mujeres de la historia han amado a este evangelista que las ha convertido en protagonistas», concluye.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")