Obispos mexicanos denuncian las injusticias laborales

Mensaje con motivo del Día Internacional del Trabajo

Share this Entry

MÉXICO, viernes, 30 abril 2004 (ZENIT.org).- Los obispos mexicanos, a través de la Comisión Episcopal de Pastoral Social (CEPS), en su mensaje con motivo del Día Internacional del Trabajo, que se celebra en buena parte del mundo este sábado, 1 de mayo, han reconocido que el país enfrenta condiciones de injusticia que invaden la vida social del país.

«En el contexto de globalización económica –advierten– que pareciera regirse sólo por las leyes del mercado, aplicadas según la conveniencia de los más fuertes, diversos sectores de la economía mexicana han visto lastimado su derecho a una vida digna».

El mensaje hace referencia a un reciente informe sobre la situación de los derechos humanos en México, elaborado por la ONU, en el que se resalta la acelerada pérdida del empleo, la pauperización de los salarios, la pérdida de control sobre los sistemas de seguridad social (amenazados de quiebra), le lentitud en los procesos de justicia laboral, la violencia contra las mujeres en el ámbito laboral y la rampante corrupción de los sindicatos mexicanos; factores que conforman un panorama complejo y, en ocasiones, desesperanzador.

Al Congreso y al presidente, los obispos mexicanos, encabezados por el presidente de la CEPS, Sergio Obeso Rivera, arzobispo de Xalapa, los exhortan a que impulsen una verdadera reforma laboral que tenga en cuenta las condiciones desfavorables anotadas por la ONU en su informe sobre México.

Por su parte, los obispos se comprometen «a impulsar el desarrollo de una pastoral laboral en la Iglesia en México que tenga como una de sus principales metas la difusión de los derechos humanos laborales, cuyo cumplimiento no es facultativo, puesto que nacen de la dignidad humana».

México es la décima potencia económica del mundo (según la UNCTAD, 2002), sin embargo posee el séptimo lugar mundial en materia de corrupción (Banco Mundial, 2002) y tiene el 34 por ciento de la población en pobreza extrema.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")