María permite redescubrir una nueva fraternidad, asegura el Papa

Capaz de superar el odio y la violencia

Share this Entry

CIUDAD DEL VATICANO, domingo, 9 mayo 2004 (ZENIT.org).- Juan Pablo II presentó este domingo a la Virgen María, como madre que lleva a redescubrir la fraternidad entre los seres humanos, renunciando así al odio, a la violencia, y garantizando el respeto a la dignidad de toda persona.

El pontífice dedicó su intervención dominical de este domingo, en el que en muchos países del mundo se celebraba el día de la madre, a evocar el papel de la madre de Jesús en la vida de los creyentes.

«En la cruz, Jesús quiso ofrecer, de manera fácilmente accesible a todos, la espiritual maternidad de María, entregándole al discípulo predilecto como hijo –recordó–. Desde entonces, generaciones y generaciones de creyentes, la invocan y recurren a ella con amor y esperanza».

«Y la Virgen expresa su maternidad en en su singular proximidad al ser humano y a todas sus vicisitudes», explicó.

«¡Si los seres humanos advirtieran este don extraordinario…!», exclamó el pontífice. «¡Se sentirían mucho más fácilmente hermanos, renunciando al odio y a la violencia para abrir el corazón al perdón de las ofensas recibidas y al respeto sin reservas de la dignidad de toda persona».

«Que la madre de Jesús proteja y apoye a todas las mamás del mundo», imploró el Papa en su día y recordó que «durante el mes de mayo, el pueblo de Dios siente la necesidad de intensificar su propia devoción a María, cuya presencia maternal es apoyo para los cristianos y para todo el mundo».

El pontífice recordó también que el próximo 13 de mayo se celebrará el día en el que se recuerdan las apariciones de la Virgen de Fátima a los tres pastorcillos portugueses, fecha que constituye un «llamamiento a la conversión».

Se trata de un día particularmente emotivo para Karol Wojtyla, pues en ese día de 1981 el terrorista turco Mehmet Alí Agca disparó contra él en la plaza San Pedro. El Santo Padre atribuye a la intercesión de María el haber salido con vida de aquel atentado.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación