Comisión especial citará a todos los implicados en la muerte del cardenal Posadas

MÉXICO, miércoles, 12 mayo 2004 (ZENIT.org).- A once años del asesinato del cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo, el Congreso mexicano instaló una Comisión Especial para el Seguimiento del Caso Posadas que pretende, antes de fin de año, encontrar las pistas de un magnicidio que, hasta el momento, no ha sido esclarecido a satisfacción de la Iglesia católica y de buena parte de la opinión pública mexicana.

Share this Entry

El primer anuncio de la Comisión Especial, dado a conocer este miércoles, consistió en citar a declarar a todos aquellos funcionarios públicos que formaban parte del gabinete de seguridad cuando fue asesinado el cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo y otras seis personas en el aeropuerto de Guadalajara (23 de mayo de 1993), ex procuradores generales de la República, ex gobernadores y el gobernador actual del estado de Jalisco así como funcionarios de la defensa, de inteligencia y de seguridad nacional.

Otra de las novedades anunciadas por la Comisión –que preside el diputado por Jalisco y uno de los principales defensores de la causa del cardenal Posadas, Fernando Guzmán Pérez Peláez– es el citatorio, entre otros, del Procurador General de la República, el Secretario de la defensa Nacional o el Presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano, para que conozcan de viva voz de la Comisión y la aconsejen sobre el estado que guarda la investigación y los puntos que deben reforzarse en la misma.

Entre aquellos que han sido considerados para comparecer, se encuentra el actual cardenal de Guadalajara, Juan Sandoval Íñiguez, principal defensor de la tesis del asesinato de Estado en contra del cardenal Posadas.

El cardenal Sandoval expresó su anuencia de comparecer, sin embargo dijo que él no podría hacer otra cosa que darles a conocer su versión de los hechos, pues que no está en su jurisdicción probar la tesis del complot que ha venido manejando desde hace, por lo menos, cinco años atrás.

El viernes pasado fue dictada pena máxima (40 años de prisión) a ocho de los once condenados por el asesinato del cardenal Posadas, su chofer y otras cinco personas que en ese momento iban a atender diversas actividades al aeropuerto de Guadalajara.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación