Custodio de Tierra Santa a israelíes y palestinos: «Deteneos antes de que sea tarde»

Llamamiento del padre Pierbattista Pizzaballa ofm.

Share this Entry

JERUSALÉN, lunes, 24 mayo 2004 (ZENIT.org).- «Deteneos antes de que sea demasiado tarde», ha reclamado el nuevo Custodio franciscano de Tierra Santa, el padre Pierbattista Pizzaballa, a israelíes y palestinos tras el enésimo acto de violencia, esta vez registrado en la localidad de Rafah, en el sur de la Franja de Gaza.

El miércoles pasado, el ejército de Israel disparó en el barrio de Tal al Sultán, en Rafah, contra cientos de manifestantes reunidos para protestar contra la incursión israelí de la víspera en el campo de refugiados de la localidad. Al menos 12 palestinos perdieron la vida.

«Siguiendo por este camino no se llegará a nada», declaró el religioso en una entrevista del viernes difundida por la agencia «Sir» –del episcopado italiano–.

«La violencia genera odio, miedo y venganzas –alertó–. Por eso digo que hay que detenerse antes de que sea demasiado tarde».

Para el superior –nombrado el pasado 15 de mayo– de la Custodia de Tierra Santa, la contribución de las comunidades cristianas a la obra de pacificación pasa por el testimonio.

«Los cristianos somos una presencia pequeña y debemos tener conciencia de nuestras limitaciones y también de nuestras dificultades –reconoció a «Radio Vaticana»–. Pero podemos proponer un estilo de vida (…), un estilo de comportamiento diferente».

Igualmente recalcó la importancia para los franciscanos de la Custodia de «reforzar su actitud profética frente a todos», que significa «ser testigos de reconciliación y de paz, vivir como personas reconciliadas, especialmente entre nosotros». Este será de hecho el tema del próximo capítulo de los franciscanos de la Custodia, previsto para julio.

En el contexto del presente conflicto, el padre Pizzaballa subrayó que la posibilidad de instrumentalización de la religión «no es un riesgo, sino una realidad».

Por esta razón hizo hincapié en que los cristianos «presten atención para evitar instrumentalizaciones». «Debemos ser cercanos a todos, amar a todos, mantenernos libres ante todos», reconoció.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")