El presidente de Pakistán anuncia la posible revisión de la ley sobre la blasfemia

Prevé la pena de muerte para quien la vulnere

Share this Entry

MULTAN, martes, 25 mayo 2004 (ZENIT.org).- Con cauta satisfacción han acogido los obispos de Pakistán el anuncio del presidente, Pervez Musharraf, de una posible revisión de la conocida ley sobre la blasfemia que prevé hasta la condena a muerte para quien atente contra la religión islámica.

El anuncio se conoció con ocasión de un congreso celebrado en Islamabad el pasado 15 de mayo, cuando Musharraf aludió a la posibilidad de corregir algunas normas del código penal islámico.

Según confirmó el jueves «Radio Vaticana», las declaraciones del presidente pakistaní han sido acogidas con cauta satisfacción por los obispos del país, quienes desde hace tiempo piden la abolición de la ley sobre la blasfemia.

Las minorías y las organizaciones a favor de los derechos humanos apuntan a la norma como una de las causas en Pakistán del odio entre fieles de religiones diferentes.

En una declaración difundida a la prensa, el presidente de la Conferencia Episcopal, monseñor Lawrence Saldanha, expresó recientemente «la esperanza y la oración por que el presidente proceda de manera resuelta en esta dirección, eliminando esta persistente anomalía del ordenamiento pakistaní».

El secretario ejecutivo de la Comisión episcopal Justicia y la Paz, Peter Jacob, ha manifestado por su parte «pleno apoyo al anuncio» de Musharraf. Sin embargo, también ha invitado a la prudencia, porque «primero hay que ver los hechos».

Opuestas han sido en cambio las reacciones de distintos líderes musulmanes, contrarios a cualquier modificación de la legislación actualmente en vigor.

El artículo 295/c del Código Penal de Pakistán –señalado como «ley sobre la blasfemia»– condena a «cuantos con palabras o escritos, gestos o representaciones visibles, con insinuaciones directas o indirectas, insultan el sagrado nombre del Profeta».

Introducida en 1986, la ley sobre blasfemia permite encarcelar al presunto trasgresor en virtud de declaraciones ofrecidas por cualquier ciudadano. Al basarse la denuncia en simples declaraciones orales, favorece el uso de la ley como medio de venganza personal.

Igualmente la ley sobre la blasfemia es manipulada por los militantes islámicos para perseguir a los cristianos o a cuantos no estén de acuerdo con ellos

Ya en abril de 2000 Pervez Musharraf anunció modificaciones de la ley para disminuir el riesgo de estos abusos. Las enmiendas sin embargo fueron retiradas el mes siguiente debido a la presión popular, provocada en particular por algunos predicadores islámicos.

De los 143 millones de habitantes de Pakistán, el 75% son musulmanes suníes y el 20% son chiíes. Los cristianos representan el 2%. Los católicos son 1,2 millones.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")