Crítica episcopal al endurecimiento del embargo de Estados Unidos a Cuba

WASHINGTON, lunes, 31 mayo 2004 (ZENIT.org).- La plena libertad de los cubanos no debería alcanzarse a expensas de los sufrimientos provocados a la población por un embargo económico más duro o por mayores restricciones de los viajes, afirma el presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos.

Share this Entry

Monseñor Wilton Gregory ha criticado el informe de la Comisión para la Asistencia a una Cuba Libre de la administración estadounidense en una carta dirigida al presidente George Bush.

«Los objetivos de la comisión de responder a las necesidades básicas en educación, salud, vivienda, modernización de los transportes y mejoría del ambiente, y lo que es más importante, de apoyo al gobierno democrático de Cuba, son dignas de ser alabadas», afirma el prelado en su misiva.

«Sin embargo, estos objetivos pueden alcanzarse mejor a través de más –no de menos– contactos con los estadounidenses», añade.

«Durante demasiado tiempo la gente de Cuba ha sufrido excesivos controles sociales, políticos y económicos, provocando el que un elevado número de cubanos busquen la libertad en el exterior», recuerda.

«En acuerdo con el Papa Juan Pablo II y con los obispos cubanos, consideramos que el embargo económico es moralmente inaceptable y políticamente contraproducente», concluye.

El gobierno del presidente George W. Bush hizo públicas a inicios de mayo una serie de medidas con el objetivo de «acelerar el fin de la dictadura cubana» que incluían la reducción de visitas de cubanoestadounidenses a sus familiares en la isla a una vez cada tres años, en vez de la visita anual permitida actualmente.

También se limitará el gasto diario que pueden realizar en la isla y se aumentará la persecución de «mulas» o personas que llevan ilegalmente dinero a la isla desde Estados Unidos.

Numerosos cubanos reciben periódicamente, de una manera u otra, remesas y paquetes de sus familiares residentes en Estados Unidos, lo que constituye una verdadera válvula de escape para superar las precariedades de la vida cotidiana en la isla.

El gobierno de Cuba ha reaccionado aumentando significativamente los precios de las tiendas de la isla que venden en dólares, en las que se encuentran productos que no están disponibles en pesos cubanos.

Con ellas, los cubanos complementan los escasos productos que adquieren subsidiados en pesos por la libreta de racionamiento.

Las medidas de los gobiernos de Washington y La Habana han sido cuestionadas también por un comunicado del Comité Permanente de la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba (COCC) (Cf. Zenit, 27 de mayo de 2004).

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación