Juan Pablo II llama a evangelizar la «nueva cultura global»,

Un «desafío fundamental», constata junto a obispos estadounidenses

Share this Entry

CASTEL GANDOLFO, jueves, 2 septiembre 2004 (ZENIT.org).- Juan Pablo II invitó este jueves a evangelizar la «nueva cultura global» constatando que, en este desafío, la Iglesia católica en los Estados Unidos tiene un papel particular.

Fue una de las consignas centrales que dejó a los obispos de las provincias eclesiásticas de Boston y Hartford al recibirles con motivo de su quinquenal visita «ad limina apostolorum» en la residencia pontificia de Castel Gandolfo.

El Papa subrayó el «desafío fundamental» que tiene la Iglesia de promover «un fecundo encuentro entre el Evangelio y la nueva cultura global, que está surgiendo rápidamente como resultado de un crecimiento sin precedentes de los medios de comunicación y de la expansión de una economía mundial».

«Estoy convencido de que la Iglesia en los Estados Unidos puede desempeñar un papel decisivo a la hora de afrontar este desafío, dado que esta realidad emergente es en muchos sentidos el fruto de experiencias, actitudes e ideales occidentales, y en particular, estadounidenses», reconoció.

«La nueva evangelización exige un discernimiento claro de las profundas necesidades espirituales y de las aspiraciones de una cultura que, a pesar de todos sus aspectos de materialismo y relativismo, se siente profundamente atraída por la primordial dimensión religiosa de la experiencia humana y lucha por redescubrir sus raíces espirituales», aseguró.

«Para la Iglesia en Estados Unidos la evangelización de la cultura puede, por tanto, constituye una oportunidad única en su contribución a la misión «ad gentes» de la Iglesia en nuestros días», señaló el obispo de Roma.

«A través de su predicación, de su catequesis, y de su testimonio público», la Iglesia tiene el desafío de desarrollar un nuevo estilo misionero, recalcó, «capaz de interpelar a las necesidades espirituales de los hombres y mujeres contemporáneos y de ofrecerles una respuesta clara y convincente, fundamentada en la verdad del Evangelio».

Por ello, concluyó, «Es necesario ayudar a los católicos de todas las edades a apreciar más plenamente el carácter distintivo del mensaje cristiano y su capacidad para satisfacer los anhelos más profundos del corazón humano a cualquier edad».

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")