«Caritas» pide ayuda para que Angola deje de ser un campo minado

Cien mil personas necesitan inmediatamente ayuda alimentaria

Share this Entry

CIUDAD DEL VATICANO, viernes, 10 septiembre 2004 (ZENIT.org).- «Caritas Internationalis» pide cerca de 185 mil dólares estadounidenses a fin de lanzar un programa de diez meses de duración –denominado «Caminos de progreso II»– orientado a auxiliar a las diócesis más necesitadas en la actual crisis humanitaria que padece Angola.

El organismo católico de ayuda lanzó este llamamiento para reclamar atención sobre el prolongado sufrimiento del pueblo angoleño, «aparentemente olvidado entre otros conflictos y crisis en África», alerta un comunicado del martes pasado.

Según la nota de «Caritas», los 27 años de conflicto civil han llevado a Angola a un desastre socio-económico, dejando a granjeros sin sustento y a familias sin hogar.

Actualmente, más de 3,8 millones de personas afectadas por la guerra han vuelto a establecerse o han regresado a sus zonas de origen desde el alto el fuego del año 2002.

Se estima que el 70% de estas personas han emprendido el viaje de retorno sin ningún tipo de asistencia por parte de las autoridades locales u organizaciones humanitarias a zonas que no se consideran aptas para reasentarse.

Igualmente el acceso se ha visto obstaculizado por las minas terrestres –se calcula que hay 6 millones de minas sin explotar sembradas en el país–, la destrucción de puentes y la pobre condición de las carreteras.

Por otro lado, el reducido acceso a alimentos en antiguas áreas de conflicto ha ocasionado una inseguridad alimentaria extendida y una aguda malnutrición en determinados lugares. Se estima que 100 mil personas necesitan inmediatamente ayuda alimentaria.

El objetivo de «Caritas» es proporcionar seguridad alimentaria a los refugiados que retornan. Para ello trabaja en la rehabilitación de la producción agrícola, de la cría de ganado y en la asistencia a fin de que se logre la capacidad propia de mantenimiento.

De hecho, la confederación católica de ayuda confía en que se alcance el objetivo de la «autosuficiencia», puesto que la producción local de alimento se ha incrementado anualmente desde el acuerdo de paz de 2002.

«Si se aporta un apoyo significativo a los refugiados reasentados en tierras libres de minas, el país pronto podría ser agrícolamente autosuficiente, e incluso podría producir excedentes para garantizar pequeños bancos de semillas y seguridad alimentaria para el futuro», advierte el comunicado.

«Caritas Internationalis» es una confederación de 162 organizaciones católicas de asistencia, desarrollo y servicio social, con presencia en más de 200 países y territorios.

Más información en www.caritas.org.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")