Un cofundador del Movimiento de Schönstatt hacia los altares

Comienza la fase vaticana del proceso de Mario Hiriart, ingeniero chileno

Share this Entry

ROMA, viernes, 10 septiembre 2004 (ZENIT.org).- El sacerdote Joaquín Alliende, postulador general para la beatificación, ha entregado a la Congregación para la Causa de los Santos, la documentación recogida durante diez años sobre la vida de Mario Hiriart, ingeniero y cofundador del Movimiento de Schönstatt.

«Ahora, puede comenzar el proceso, aquí, en el Vaticano. Se iniciará apenas se nombre el postulador de la fase vaticana», explicó en declaraciones a la prensa este jueves el sacerdote.

Entre los milagros atribuidos a la intercesión de Mario Hiriart se encuentra la recuperación, considerada científicamente inexplicable, del matrimonio conformado por Guillermo Tagle y Cristina Quiroga, quienes asistieron a la entrega de la documentación en Roma.

Mario Hiriart nació en Santiago de Chile el 23 de julio de 1931. Estudió en el colegio de los Hermanos Maristas de Santiago y formó parte de un grupo juvenil de la Acción Católica. Estudió ingeniería en la Pontificia Universidad Católica de Chile.

A través del padre Benito Schneider, conoció el Movimiento Apostólico de Schönstatt y formó, junto a otros jóvenes, el primer grupo universitario de este nuevo carisma eclesial, los «Caballeros del Santo Graal».

Conoció al padre Josef Kentenich, fundador de Schönstatt, en su primera visita a Chile en junio de 1947.

Se consagró como laico en el Instituto Secular de los Hermanos de María, en Santa María, Brasil, el 13 de febrero de 1957.

Tras tres años de formación, regresó a Chile y comenzó su labor como profesor en la Pontificia Universidad Católica de Chile, desempeñando su labor apostólica al mismo tiempo en el Movimiento de Schönstatt.

Mientras se encontraba de viaje, al hacer escala en Milwaukee, Estados Unidos, se le diagnosticó un cáncer. Murió el 15 de julio de 1964, a la edad de 33 años. El 16 de octubre de 1965 sus restos son trasladados a Bellavista (Chile) en donde descansan hoy a la sombra del Santuario de la familia de Schönstatt.

«Mario es un modelo del hombre que Schönstatt quiere formar: de ideas claras, totalmente entregado a la misión y penetrado por lo religioso hasta el subconsciente», dijo el padre Kentenich en el mismo día de su muerte.

Forman parte del Movimiento de Schönstatt varios millones de personas en más de ochenta países en los cinco continentes.

Cuentan con más de 160 centros, cuyo eje principal es un Santuario, réplica del pequeño santuario original que se encuentra en el valle alemán de Schönstatt.

Más información en http://mario-hiriart.schoenstatt.net.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación