Dolor del Papa por el fallecimiento del patriarca ortodoxo de Alejandría

Recuerda sus encuentros y su compromiso por la unidad de los cristianos

Share this Entry

CIUDAD DEL VATICANO, lunes, 13 septiembre 2004 (ZENIT.org).- Juan Pablo II ha recordado en un mensaje de pésame sus intercambios de cartas y encuentros con el patriarca ortodoxo Petros VII de Alejandría y de toda África, fallecido este sábado en un accidente de helicóptero junto a otras dieciséis personas cerca del Monte Athos.

La misiva pontificia, dirigida al Santo Sínodo del Patriarcado Greco-ortodoxo de Alejandría, constata asimismo su contribución a la promoción de la unidad de los cristianos.

El helicóptero en el que viajaba el patriarca, junto a los metropolitanos Irinaios de Pelusium y Chrysostomos de Cartagena, el obispo Nektarios de Madagascar, los vicarios patriarcales de Atenas y Chipre y algunos amigos y familiares, se accidentó a unos treinta kilómetros de la península que acoge los famosos monasterios ortodoxos sin que por el momento se conozcan las causas del accidente.

«La trágica muerte del patriarca Petros VII», confiesa el telegrama enviado por el Papa, «es fuente de gran pena y de dolor para las iglesias ortodoxas hermanas del patriarcado de Alejandría, para el obispo de Roma y en la Iglesia católica para todos los que estimaban el ministerio del difunto patriarca en la Iglesia en África y su compromiso por la unidad de los cristianos».

«Recuerdo con gratitud nuestros fraternos intercambios de cartas, nuestra cercanía espiritual, la participación del patriarcado greco-ortodoxo de Alejandría en eventos importantes como la Jornada de Oración por la Paz en el Mundo en Asís en 2002, y sus contribuciones constructivas al diálogo teológico en las iglesias ortodoxas en su conjunto y en la Comisión Mixta Internacional», recuerda el Santo Padre.

«Pido que el Señor que conceda «gracia sobre gracia» a este siervo fiel y que lo acoja junto con sus compañeros de viaje terrenos en la luz eterna y en la paz reservada a los justos. Al mismo tiempo, invoco el espíritu de sabiduría para guiar y sostener el patriarcado de Alejandría en este triste momento».

Nacido en Chipre, el patriarca Petros VII tenía 55 años y había sido elegido para la sede patriarcal de Alejandría en 1997, considerada en la Iglesia ortodoxa como la segunda por autoridad espiritual, después de la de Constantinopla.

El metropolitano de Italia del Patriarcado Ecuménico de Constantinopla, Gennadios Zervos, definió en declaraciones a «Radio Vaticano» el fallecimiento del patriarca como «una gran pérdida para la Iglesia ortodoxa».

«Admiraba los mensajes de Su Santidad Juan Pablo II y sus esfuerzos por alcanzar la unidad de los cristianos. Ha sido un gran apóstol de la unidad de los cristianos», afirma el metropolitano.

«En particular –añade–, ha sido un hombre caritativo: ha instituido muchas escuelas, muchos hospitales y muchas casas de acogida y asistencia de ancianos. Hizo mucho desde el punto de vista del amor social».

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")