La visita del presidente de Rumanía al Papa alienta el diálogo con los ortodoxos

El Vaticano inaugura una exposición dedicada a Esteban el Grande

Share this Entry

CIUDAD DEL VATICANO, jueves, 30 septiembre 2004 (ZENIT.org).- Juan Pablo II alentó este jueves el diálogo entre la Iglesia católica y la Iglesia ortodoxa al recibir en audiencia al presidente de Rumanía, Ion Iliescu.

La visita del presidente al Vaticano sirvió para inaugurar la exposición de los Museos Vaticanos dedicada a Esteban el Grande, «puente entre Oriente y Occidente».

El encuentro ofreció la oportunidad al Papa para «recordar con emoción y reconocimiento» la visita realizada a Rumania en 1999, cuando por primera vez un obispo de Roma visitaba un país de mayoría ortodoxa.

«Peregrino de fe y de esperanza, fui acogido con entusiasmo por usted y por las autoridades estatales, por Su Beatitud el patriarca Teoctist y por todo el pueblo de la venerable Iglesia ortodoxa de Rumania», recordó el Santo Padre.

«Recibí un abrazo especialmente fraterno de los obispos y de las queridas comunidades católicas, tanto de rito bizantino como latino», añadió.

Antes de despedirse, hablando en italiano, el Santo Padre expresó al presidente y a toda la nación rumana «un afectuoso deseo de prosperidad y de paz».

Como regalo, el presidente Iliescu ofreció al Papa una serie de litografías rumanas, mientras que el pontífice le correspondió con una serie de medallas pontificias.

La exposición «Esteban el Grande, puente entre Oriente y Occidente», que podrá visitarse hasta el 31 de octubre, ha sido organizada por el Ministerio de Cultura y de Culto de Rumanía en colaboración con los Museos Vaticanos.

Recuerda el quinto centenario de la muerte del príncipe Esteban (1457-1504), que durante su gobierno, creó una realidad política moldava y rumana, motivo por el que fue llamado el «grande».

La exposición fue inaugurada este jueves por el cardenal Angelo Sodano, acompañado por el mismo Ion Iliescu.

La muestra expone objetos, documentos y obras de arte que han ejercido un papel importante en la historia de Rumanía.

En particular, se puede ver el precioso «Registro Vaticano 578», conservado en el Archivo Secreto Vaticano, que contiene la correspondencia entre el Papa Sixto IV y el príncipe Estaban el Grande.

«Esteban el Grande ha quedado en la identidad de los rumanos como el defensor del sentido de pertenencia a Rumanía», ha afirmado Mihail Dobre, embajador de Rumanía ante la Santa Sede, subrayando el papel que desempeñó en la defensa de la identidad cristiana de Europa ante la injerencia del poder otomano.

Por este motivo, el Papa Sixto IV, en sus cartas, le definió como «auténtico atleta de la fe cristiana».

Estas cartas, añadió el embajador en declaraciones publicadas por la agencia ADN-Kronos, muestran los lazos existentes entre un príncipe de fe cristiana-ortodoxa y la Iglesia de Roma.

De los casi 23 millones de habitantes de Rumanía, los ortodoxos son en torno al 87%. Según el Anuario Estadístico de la Iglesia, los católicos son el 8.06%.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")