Fuga de civiles por los persistentes ataques en Darfur (Sudán), denuncia «Caritas»

Se teme riesgo de hambruna ante el alarmante incremento de desplazados internos

Share this Entry

CIUDAD DEL VATICANO, viernes, 1 octubre 2004 (ZENIT.org).- Se están registrando ataques en la zona de Taaisha, en región occidental sudanesa de Darfur, según han relatado desplazados sin hogar que van llegando al área donde «Caritas Internationalis» está desarrollando su labor de ayuda.

De acuerdo con el testimonio de los recién llegados –difundido por un comunicado del organismo católico–, al menos 5 mil personas han sido expulsadas de sus casas. Ahora buscan refugio bajo los árboles y carecen de comida, agua o abrigo.

Miles han buscado refugio en los campos de Hasaba, Bashom y Burga. Bajo los árboles procurar también alivio del sol abrasador. La mayoría carece de las mínimas pertenencias.

Según relató una mujer, las milicias «Janjaweed» llegaron en caballos y camellos, seguidas por soldados: «Comenzaron a dispararnos y saquearon todo en el pueblo», cuyos habitantes denuncian que al menos 300 soldados participaron en los ataques.

Desde que «Caritas» inició su labor en la zona, el número de IDPs («desplazados internos», en sus siglas en inglés) ha reventado. Y el personal en los campos de refugiados está muy preocupado por el peligro de hambruna que corren estas personas.

«Aún hay ataques en marcha dirigidos contra civiles inocentes y el número de IDPs sigue aumentando», alerta «Caritas» en un comunicado del miércoles pasado.

El personal de «Caritas» en el terreno oyeron disparos cerca cuando estallaron las luchas el pasado 25 de septiembre. Entonces cientos e incluso miles de personas comenzaron a movilizarse hacia campos establecidos en la zona.

Por el momento no se dispone de refugio, agua, medios sanitarios, asistencia médica o alimento para nuevas llegadas. Ya la semana pasada «Caritas» y su organización asociada «ACT» distribuyeron cobertores plásticos y bidones entre los nuevos refugiados, pero el nuevo flujo representa una gran presión para conseguir ayuda.

Un miembro del equipo «ACT/Caritas» advirtió que las madres y sus hijos están traumatizados y temen por lo que pueda ocurrir cuando ya no tengan suficiente alimento para sus niños.

La semana pasada, Laura Boldrini –responsable por Italia del Alto Comisariado de las Naciones Unidas para los Refugiados (UNHCR)— denunció que «la cuestión de la seguridad» seguía siendo «el problema principal para los prófugos internos de Darfur», cuya situación calificó como «la mayor emergencia humanitaria a nivel mundial».

«A pesar del anuncio del “alto el fuego”, tenemos testimonios de continuos ataques por parte de las milicias Janjaweed contra la población civil en la región», alertó entonces.

Hasta ese momento no se tenía noticia de que se hubieran producido «recientemente ataques por parte de la aviación gubernamental contra los pueblos de la región», pero sí citó «testimonios que confirman que hasta julio-agosto hubo bombardeos aéreos coordinados con los ataques de las milicias».

Entre 35 mil y 50 mil muertos y dos millones de desplazados internos es el resultado estimado de los combates que desde febrero de 2003 enfrentan a grupos rebeldes de autodefensa populares –el «Movimiento para la Justicia y la Igualdad» (JEM) y el «Ejército-Movimiento de liberación de Sudán» (SLA-M)– y el gobierno de Jartum.

A éste acusan de abandonar la región occidental sudanesa de Darfur porque su población es mayoritariamente negra y de financiar las milicias «Janjaweed» –salteadores árabes activos en el oeste sudanés–, que desde hace años siembran muerte y destrucción entre las poblaciones no árabes.

De ahí que cerca de 200 mil refugiados hayan huido al Chad oriental, en la región fronteriza de Darfur. De éstos, más de 170 mil están en campos de refugiados.

«ACT/Caritas» representa la primera respuesta ecuménica de este tipo a una emergencia humanitaria. Incluye agencias de ayuda de la Iglesia católica y protestante de todo el mundo.

«ACT International» es una alianza mundial de Iglesias y organizaciones vinculadas a ellas que trabaja para salvar vidas y ayudar a comunidades de todo el mundo en situaciones de emergencia.

«Caritas Internationalis» es una confederación de 162 organizaciones católicas de asistencia, desarrollo y servicio social, con presencia en más de 200 países y territorios

Más información en www.caritas.org .

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación