Asesinados dos niños «de la calle» del centro salesiano de Mbuji-Mayi (R. D. Congo)

Los salesianos reclaman a las autoridades su intervención

Share this Entry

LUBUMBASHI, miércoles, 6 octubre 2004 (ZENIT.org).- Fuerte preocupación y enérgica condena han expresado responsables salesianos de África Central por el reciente asesinato de dos niños de la calle que fueron sacados a la fuerza de un centro de Don Bosco en la República Democrática del Congo.

En una declaración del jueves pasado, los religiosos reunidos en Lubumbashi manifiestan su «alarma por las noticias de atrocidades cometidas con niños y jóvenes de la calle» y «profunda indignación por este desencadenamiento de violencia».

Denuncian los religiosos en la nota enviada a Zenit que el 25 de septiembre algunos hombres armados de palos y machetes acudieron «a buscar niños de la calle al “Muetu Don Bosco”», casa salesiana de Mbuji-Mayi, capital del «diamante» y de la provincia de Kasai oriental.

Se trata de un centro de formación profesional y de una parroquia, y acoge normalmente dos veces a la semana a cerca de ochenta niños de la calle para su primera alfabetización.

A pesar de los intentos por parte de los salesianos de disuadir a los grupos armados de sus intenciones, dos chavales acabaron en manos de los asaltantes y a continuación fueron lapidados y quemados frente a la casa de los religiosos.

Los grupos armados están formados por buscadores de diamantes que acusan a los niños de la calle de robo y brujería, apunta la Agencia Salesiana de Información.

Reunido en Lubumbashi, cuando el director de la obra de Mbuji-Mayi fue informado de los sucesos, contactó telefónicamente con las autoridades militares, eclesiásticas y con UNICEF, y solicitó un refuerzo de la seguridad.

Las fuerzas del orden «llegaron demasiado tarde, cuando los actos criminales ya habían sido cometidos. Al día siguiente, Cruz Roja acudió a buscar los cuerpos de los jóvenes quemados», explica la nota.

«Consternados» porque niños y jóvenes sean «perseguidos, torturados, lapidados y quemados», los religiosos demandan la apertura de investigaciones sobre las causas y autores del crimen y piden que se haga justicia.

Igualmente reclaman «con insistencia» a las autoridades político-administrativas de Mbuji-Mayi que asuman sus responsabilidades de forma que aseguren al conjunto de la población, y especialmente a los niños y jóvenes en peligro, que «atrocidades semejantes no se vuelvan a repetir».

Ante el fenómeno de los niños de la calle, los salesianos reclaman también a las autoridades que instituyan «urgentemente escuelas primarias gratuitas» y que «tomen medidas contra todas las personas que acusan sin fundamento a los niños y jóvenes de brujería».

También es deber de las autoridades concienciar «a las familias para que los padres asuman sus responsabilidades en materia de educación» y «apoyar concreta y eficazmente a todas las instituciones que trabajan a favor de la acogida y de la reinserción de los niños y jóvenes en peligro».

Por su parte, el encargado de la sección de Derechos humanos de la MONUC –Misión de las Naciones Unidas en el Congo–, Luc Henkinbrant, ha afirmado que el linchamiento de los niños de la calle «debe ser sancionado con la máxima energía». «La justicia popular no puede ser tolerada; es inaceptable», declaró.

Ha pedido además a las autoridades congoleñas que castigue a los buscadores de diamantes que han asesinado a una veintena de niños de la calle –entre ellos los dos de «Muetu Don Bosco»— y que han dejado gravemente heridos a cerca de treinta.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")