«Histórico»: cinco templos cristianos en el Emirato de Qatar

Print Friendly, PDF & Email

Un hecho que no ocurría desde el siglo VII

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

DOHA, domingo, 10 octubre 2004 (ZENIT.org).- Con «gran entusiasmo» ha acogido la comunidad católica la concesión del terreno donde pronto comenzará la edificación en el Emirato de Qatar de la primera iglesia católica, dedicada a Nuestra Señora del Rosario.

La colocación de la primera piedra tuvo lugar el jueves pasado, con ocasión de la fiesta de Nuestra Señora del Rosario. En el Estado árabe no se construían edificios de culto cristiano desde el siglo VII.

La iglesia se alzará en un terreno donado por el emir de Qatar en una zona periférica de la capital, Doha. Igualmente el emir ha donado terreno para construir edificios de culto a anglicanos, coptos, ortodoxos y protestantes.

A la parroquia de Santa María del Rosario, que administrará la futura iglesia católica, pertenecen cerca de 48 mil fieles de distintas nacionalidades presentes en el Emirato por motivos de trabajo. El nacimiento de la misión católica en Qatar se remonta a 1956.

Actualmente la Eucaristía se celebra en rito latino, siro malabar y siro malankar, y en diferente idiomas: árabe, inglés, italiano, urdu, tagalog y tamil.

«Estamos muy felices: hace años que esperábamos el momento de la autorización para construir una iglesia. Hay un gran entusiasmo en la comunidad católica», constató estos días durante la visita pastoral en el Vicariato Apostólico monseñor Bernardo Gremoli, vicario apostólico de Arabia.

También en declaraciones ofrecidas por «Fides» el miércoles, monseñor Giuseppe De Andrea, nuncio apostólico en Kuwait, dijo: «Es un momento histórico, es un acontecimiento de gracia para la Iglesia en esta parte del mundo. Estamos muy contentos».

«Desde que Qatar estableció relaciones diplomáticas con la Santa Sede en 2003, las relaciones son cordiales –añadió–. El emir donó un terreno a la Iglesia católica justamente en el Año del Rosario: por esto la nueva iglesia estará dedicada a la Virgen del Rosario».

Situado en la península arábica, el Emirato de Qatar –vecino de Arabia Saudí– tiene algo menos de 800.000 habitantes, en su gran mayoría musulmanes. Su población está formada en general por árabes beduinos, así como por trabajadores inmigrantes procedentes de los Estados árabes cercanos y de Irán, Pakistán, la India y Filipinas.

El Emirato de Quatar forma parte de las Naciones Unidas y de la Liga Árabe. Desde el 27 de junio de 1995 el emir es el jeque Hamad Bin Khalifa Al-Thani.

La Santa Sede y Qatar anunciaron el 18 de noviembre 2003 el establecimiento de relaciones diplomáticas oficiales. Según pudo saber entonces Zenit, en aquel acuerdo se preveía ya que el gobierno qatarí pusiera a disposición de la Iglesia uno o varios terrenos para la construcción de templos, según las necesidades de los creyentes.

Si bien el Islam es la religión mayoritaria, el país cuenta con unos 60 mil inmigrantes católicos, procedentes sobre todo de Filipinas y la India.

Para uno de los mayores expertos católicos de Islam en el mundo, el padre Justo Lacunza Balda, «estos nuevos lugares cristianos, con una dimensión interconfesional, tienen de hecho dos significados profundos: sobre todo, representan una dimensión del diálogo interreligioso y ecuménico entre las Iglesias y en particular entre católicos, ortodoxos, protestantes y anglicanos».

«Al mismo tiempo –recalcó ante los micrófonos de «Radio Vaticana» el director del Pontificio Institutos de Estudios Árabes e Islámicos (PISAI)–, tiene también un significado profundo ligado al diálogo interreligioso y cultural en un país donde la religión oficial es el Islam», algo que sugiere la «necesidad de un diálogo a través de los caminos del conocimiento y del saber recíproco».

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }