Fallece el cardenal de Chile que promovió la reconciliación nacional

Pésame de Juan Pablo II por el fallecimiento del cardenal Fresno

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

CIUDAD DEL VATICANO, viernes, 15 octubre 2004 (ZENIT.org).- Juan Pablo II ha subrayado la «gran entrega a la causa del Evangelio» que demostró con su vida el cardenal Juan Francisco Fresno Larraín, arzobispo emérito de Santiago de Chile, fallecido este jueves a los 90 años de edad.

El purpurado expiró en la capital chilena después de una larga enfermedad –«vivida con gran serenidad y entereza», como recuerda el Papa–, a consecuencia de una insuficiencia renal generalizada.

En un telegrama enviado al cardenal Francisco Javier Errázuriz, actual arzobispo de Santiago de Chile, al recibir la noticia, el pontífice expresa su pésame a la archidiócesis y encomienda «a la misericordia del Padre celestial a este celoso pastor que con prudencia y caridad pastoral ha servido a su pueblo y a la iglesia».

Su labor como obispo, afirma el Santo Padre, «manifiesta su gran entrega a la causa del evangelio, a la vez que da prueba de su profundo amor a la iglesia y de las cualidades que lo adornaban».

El cardenal Francisco Javier Errázuriz, quien al recibir la noticia se encontraba en Guadalajara, México, participando en el Congreso Eucarístico Internacional, se mostró profundamente conmovido por la noticia y de inmediato comenzó a gestionar su regreso a Santiago.

«Fue un pastor bondadoso y que hasta sus últimos momentos de vida estuvo dispuesto a servir. La Iglesia en Chile y el país entero siente una enorme gratitud hacia él», declaró el cardenal Errázuriz.

El Cardenal Fresno, nacido en Santiago el 26 de julio de 1914, tuvo una destacada participación, en 1985, en la tarea de lograr la reconciliación entre los chilenos, en los últimos años de la dictadura del Augusto Pinochet, garantizando una pacífica transición democrática que culminó en 1990. Fue el gran impulsor del Acuerdo Nacional, iniciativa destinada a buscar acuerdos básicos y esenciales entre las diferentes corrientes de opinión existentes en el país.

En 1984, el Cardenal Juan Francisco Fresno promovió la paz entre Chile y Argentina, y fue uno de los principales gestores de la visita del Papa Juan Pablo II a nuestro país, a quien recibió en abril de 1987.

«En estos momentos de dolor en el que la comunidad eclesial de Santiago y tantos fieles lloran a su amado pastor, y mientras recuerdo su acogida en mi viaje pastoral en 1987, me es grato impartirles con afecto la confortadora bendición apostólica como signo de esperanza en la victoria del señor resucitado», concluye el mensaje papal.

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación