Los cristianos de Irak, «obligados a vivir en modernas catacumbas»

Cuatro mil familias cristianas han huido ya de Bagdad

Share this Entry

BAGDAD, martes, 26 octubre 2004 (ZENIT.org).- «Los cristianos iraquíes se ven obligados a celebrar la Misa en los subterráneos de las iglesias. Viven bajo constante amenaza de muerte». Es la alarma lanzada a través de la agencia vaticana «Fides» por Elías, un joven católico de Bagdad que pide ayuda a la comunidad internacional y a la Iglesia universal.

Elías, laico comprometido en la Iglesia local, cuya familia vive entre Bagdad y Mosul, ha relatado a Fides la vida dramática de los cristianos en la capital iraquí: «No podemos salir de casa porque la calle es muy peligrosa».

«A cualquier hora del día o de la noche hay minas y golpes de mortero que los rebeldes lanzan contra los estadounidenses y contra todos los que trabajan con el Gobierno», añade.

De su descripción emerge un cuadro de «auténtica guerra civil», caracterizado por los asesinatos diarios de «policías, soldados y civiles iraquíes».

«Cuando uno de nosotros, cristianos, sale de casa, no se sabe si volverá sano y salvo. Las familias cristianas tienen miedo por sus hijos y sus mujeres. Por esto muchas huyen del país», indica el joven.

Elías indicó que «tras el primer atentado a las iglesias de Bagdad, ya más de cuatro mil familias cristianas han huido hacia Siria y Jordania. Otros fieles dicen que quieren quedarse y que no tienen miedo de morir. En la historia de Irak ya se han producido matanzas contra la comunidad cristiana».

«En 1915, en la ciudad cristiana de Mardine, al norte del país, se verificó una verdadera limpieza étnica: allí vivían mis abuelos. En torno a 1950, los cristianos sufrieron otras persecuciones y hoy esta trágica historia se repite», lamenta.

Los cristianos han definido los atentados del 1 de agosto pasado contra seis de sus iglesias, cuatro en la capital iraquí y dos en la ciudad de Mosul, un «día de sangre». Un «grave acto intimidatorio», «acaecido por primera vez en la historia de Irak», que costó la vida a 17 personas más un centenar de heridos.

Desde aquella fecha ha habido ulteriores manifestaciones de la persecución que se está llevando a cabo. Concretamente, el 16 de octubre pasado, con las cinco bombas lanzadas contra cinco iglesias cristianas en Bagdad que no produjeron víctimas.

Según los datos de un dossier de «Fides» desde 10 de abril de 2003 hasta el 18 de octubre, el número de cristianos asesinados en Irak se eleva a 88.

«También nosotros los laicos cristianos somos amenazados porque vamos con frecuencia a las iglesias a ayudar a los sacerdotes», comenta Elías.

Y añade: «Hoy celebramos la Santa Misa como los primeros cristianos, en los subterráneos de las iglesias, con pocos fieles valerosos: nos encontramos en las modernas catacumbas».

Elías ha lanzado un fuerte llamamiento a la comunidad internacional y a la Iglesia universal para que haga «algo para resolver esta situación insostenible para nosotros. ¡Queremos sólo paz y tranquilidad!».

«Los fundamentalistas islámicos quieren expulsarnos de Irak porque dicen que Irak es una tierra musulmana», añadió.

«Nos llaman con desprecio «cruzados». Los grupos radicales arrastran a los otros fieles musulmanes y a menudo son fomentados por sus propios líderes. Creo que el 80% de los mulás son predicadores de odio y alimentan el fundamentalismo», afirmó confirmando lo que ha declarado hace unos días el padre Nizar Semaan, sacerdote iraquí.

«Esto es muy grave. Lamentablemente, si sigue esta tendencia, pronto Irak será una tierra sin cristianos. ¡Ayudadnos para que esto no suceda!», concluyó el joven.

Los cristianos en Irak pertenecen hoy al grupo asirio-caldeo, el tercer grupo étnico presente hoy en Irak, tras los árabes y los kurdos, descendiente del pueblo de los asirios que habitaban en Mesopotamia hace 6.700 años, con capital en Nínive.

Los cristianos en total son cerca de 800.000, equivalente al 3% de la población, subdivididos en católicos y ortodoxos. Los caldeos son los más numerosos –350.000 sólo en Bagdad– y en el país representan el 70% del total de cristianos.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación