Juan Pablo II: Las raíces cristianas de Europa, garantía de futuro

Antes de rezar el Ángelus, comenta la firma del Tratado constitucional

Share this Entry

CIUDAD DEL VATICANO, domingo, 31 octubre 2004 (ZENIT.org).- Publicamos las palabras que pronunció Juan Pablo II este domingo a mediodía al rezar la oración mariana del Ángelus junto a miles de peregrinos congregados en la plaza de San Pedro del Vaticano.

* * *

1. El viernes pasado, 29 de octubre, se firmó aquí, en Roma, en el Capitolio el Tratado constitucional de la Unión Europea. Fue un momento sumamente significativo para la construcción de una «nueva Europa» a la que seguimos mirando con confianza. Es la etapa más reciente de un camino que todavía será largo y que se presenta cada vez más comprometedor.

2. La Santa Sede siempre ha sido favorable a la promoción de una Europa unida en virtud de aquellos valores comunes que forman parte de su historia. Tener en cuenta las raíces cristianas del continente significa avalarse de un patrimonio espiritual que sigue siendo fundamental para el desarrollo futuro de la Unión.

Deseo, por tanto, que también en los años venideros los cristianos sigan aportando en todos los ámbitos de las instituciones europeas esos fermentos evangélicos que son garantía de paz y de colaboración entre todos los ciudadanos en el compromiso compartido de servir al bien común.

3. Confiamos ahora con la oración a María, Reina de Europa, a todos los pueblos del continente.

[Traducción del original italiano reliazada por Zenit]

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación