Obispo en Turquía relaciona el asesinato del sacerdote con las protestas islámicas

Excluye que haya sido asesinado por las mafias de la prostitución

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

ANKARA, lunes, 6 febrero 2006 (ZENIT.org).- El obispo de Anatolia ve una relación entre el asesinato del sacerdote italiano, el padre Andrea Santoro, de 60 años, misionero en Turquía, y las protestas de fundamentalistas islámicos contra la publicación de las viñetas sobre Mahoma en periódicos occidentales.

En una entrevista concedida a «AsiaNews», monseñor Luigi Padovese considera que «no le parece casual» esta relación.

«Esta mañana –explicó el lunes– estuve en la morgue. El padre Andrea fue asesinado con dos balas: tras el primer disparo, logró decirle que se escondiera a un muchacho que estaba en la iglesia; el segundo disparo le asesinó».

Por las informaciones que ha recogido este lunes, el obispo considera en sus declaraciones a la agencia del Pontificio Instituto para las Misiones Extranjeras que el asesino parece «que no era un joven».

«Tanto el joven que estaba en la iglesia como la voluntaria de Roma que ofrecía ayuda en la parroquia hablan de un adulto. El padre Andrea estaba arrodillado, quien le disparo no tuvo necesidad de entrar: se detuvo en la puerta, a unos cuatro o cinco metros de distancia. Apuntó y disparó», afirma el obispo.

El obispo excluye la hipótesis de que el padre Andrea haya sido asesinado por su labor de rescate de prostitutas, pues no cree «su acción alcanzara una fase tan avanzada como para provocar un asesinato». «Quizá amenazas de la criminalidad», considera, pero no un asesinato.

Ve más bien una relación con las protestas islámicas de estos días. «El hecho de que el asesinato haya tenido lugar ahora no me parece una casualidad –confiesa–; de otro modo habría podido tener lugar en cualquier momento. Además, aquí el ambiente está caliente, aunque no diría extraordinariamente caliente. Y aquí hay islamistas fanáticos».

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación