Un árbol en Jerusalén en honor del sacerdote asesinado en Turquía

ROMA, domingo, 12 febrero 2006 (ZENIT.org).- En memoria del padre Andrea Santoro, sacerdote asesinado el 5 de febrero en Turquía, el Fondo Italiano Judío Kerem Kaiemed Le’Israel (KKL) ha plantado un árbol en Jerusalén.

Share this Entry

La iniciativa ha sido promovida por Emanuele Pacifici, miembro de la Comunidad judía de Roma y presidente de la Asociación Amigos de Yad Vashem, quien al recibir la noticia del asesinato del sacerdote contactó al KKL y escribió una carta de solidaridad al cardenal Camillo Ruini, obispo vicario para la diócesis de Roma.

Entrevistado por Zenit, Pacifici confesó que «ha experimentado un inmenso dolor» por lo que le sucedió al padre Andrea Santoro, asesinado mientras rezaba, exactamente como le sucedió a su padre, rabino jefe de Génova, quien fue apresado mientras rezaba, torturado y deportado a Auschwitz, de donde nunca más regresó.

El señor Pacifici, que cuando era niño se salvó de la persecución nazi gracias a las religiosas de Santa Marta en Settignano (Florencia), explica que en la tradición religiosa de Israel el árbol es símbolo de vida.

En memoria de quienes arriesgaron la vida para salvar a judíos del exterminio, y que han sido declarados «Justos entre las Naciones», desde 1962 se planta un árbol en la Avenida de los Gentiles Justos, junto a Yad Vashem, en Jerusalén.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación