La enfermedad no le ahorra su arresto al obispo chino de Zheng Ding

Monseñor Julius Jia Zhiguo, en paradero desconocido

Share this Entry

JIN ZHOU, viernes, 7 julio 2006 (ZENIT.org).- Se ha perdido el rastro, desde el pasado 25 de junio, del obispo católico de la diócesis china de Zheng Ding (provincia de Hebei), en manos de las autoridades.

Un comunicado de «The Cardinal Kung Foundation» (www.cardinalkungfoundation.org) recibido en Zenit alerta que en esa fecha monseñor Julius Jia Zhiguo –de la Iglesia «clandestina»– fue detenido nuevamente por personal de la oficina religiosa de Jin Zhou, en Hebei.

El prelado se encuentra muy enfermo y todavía llevaba un catéter –por la intervención quirúrgica que sufrió a principios de junio– en el momento de su arresto. Se desconoce su actual paradero.

Consagrado obispo en 1980, actualmente tiene 72 años; ha vivido casi todo su ministerio episcopal bajo arresto domiciliario y una veintena de años en prisión. En su casa atiende a cien huérfanos discapacitados.

En la mañana del 25 de junio, las autoridades informaron al personal de enfermería que cuidaba del prelado en el hospital local que se había enviado un coche para llevar monseñor Jia Zhiguo a su casa, en Wu Qiu.

De hecho, las autoridades estaban sacando al obispo católico del hospital antes de que se pudiera completar su atención médica, alerta la citada fundación.

A mediodía, cuando sus fieles vieron que todavía no había regresado, comenzaron a preguntar en la oficina religiosa por las razones del retraso.

Tal oficina les informó que el prelado había sido enviado a «educación» por algunos días. Aún está detenido, pero se desconocen más datos.

Se calcula que desde enero de 2004 ésta es la novena o décima detención de monseñor Zhiguo.

Hasta la fecha, el gobierno chino permite la práctica religiosa en el país sólo con personal reconocido y en lugares registrados ante la Oficina de Asuntos Religiosos y bajo el control de la «Asociación Patriótica» (AP) –cuyo estatuto recoge la creación de una Iglesia nacional desgajada de la Santa Sede–.

De ahí que afirmen una diferencia entre una Iglesia «oficial» o «patriótica» y los fieles que tratan de salirse del citado control para ponerse en obediencia directa del Papa, formando la Iglesia «no oficial» o «clandestina».

Hebei es la región china con mayor concentración de católicos, más de millón y medio, en fuerte mayoría «clandestinos».

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")