El Papa celebra la Eucaristía con el «Santo Grial»

Como lo hizo ya Juan Pablo II en 1982

Share this Entry

VALENCIA, domingo, 9 julio 2006 (ZENIT.org).- Con un gesto sumamente significativo, Bendicto XVI celebró la misa conclusiva del Encuentro Mundial de las Familias, con la participación de más de un millón de personas con el Santo Caliz, considerada la copa que utilizó Jesús en la Última Cena.

El también llamado «Santo Grial» había sido trasladado en la madrugada a la Ciudad de las Artes y de las Ciencias de Valencia, donde el Papa presidió la misa, por el deán de la Catedral de Valencia, Juan Pérez Navarro.

La reliquia, una de las más antiguas de la cristiandad documentada desde los primeros siglos por los historiadores, fue trasladada en un vehículo de la Policía Local, escoltado por unidades motorizadas, según informa AVAN, agencia de información de la archidiócesis de Valencia.

Juan Pablo II ya empleó la reliquia para la consagración cuando visitó Valencia el 8 de noviembre de 1982 en la misa de ordenación sacerdotal de 141 jóvenes diáconos que presidió en el Paseo de la Alameda.

Según las investigaciones realizadas por distintos historiadores, recogidas por AVAN, fue el propio san Pedro quien llevó de Jerusalén a Antioquía y luego a Roma el cáliz utilizado por Jesucristo en su última cena antes de su pasión y muerte.

El Santo Grial fue utilizado desde entonces por 23 papas hasta la persecución imperial contra los cristianos del año 258, cuando el papa Sixto II, antes de ser martirizado, ordenó enviar la reliquia a Huesca custodiado por el diácono Lorenzo.

Diversos parajes e iglesias de Aragón fueron escenario del paso del Santo Cáliz, como la cueva de Yebra, San Pedro de Siresa, San Adrián de Sasabe, Santa María de Sasabe, San Pedro de la Sede Real de Bailo, la propia Catedral de Jaca, hasta llegar en el año 1071 al monasterio oscense de San Juan de la Peña.

En 1399, el rey Martín I se llevó la reliquia al Palacio de la Aljafería en Zaragoza, donde permaneció 20 años hasta que, después de una breve estancia en Barcelona, fue llevada al Palacio Real de Valencia en el año 1424 por orden de Alfonso el Magnánimo, que agradecía así a Valencia su ayuda en las luchas mediterráneas.

Finalmente, en 1437, el Santo Cáliz fue entregado como donación al cabildo de la Catedral de Valencia.

[Más información en «El sentido del Santo Cáliz de la Última Cena, que venerará el Papa en Valencia»]

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")