El mal uso de la libertad, desafío para Lituania; según el Papa

Print Friendly, PDF & Email

Carta del Papa con motivo del 80° aniversario de la erección de la archidiócesis de Kaunas

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

CIUDAD DEL VATICANO, miércoles, 19 julio 2006 (ZENIT.org).- Tras la opresión comunista, Benedicto XVI ha pedido a los católicos de Lituania responder con su vida cristiana a la tentación del mal uso de la libertad que ahora experimenta ese país báltico.

El Papa reconoce al mismo tiempo, en una carta, el heroísmo de esa comunidad católica, que estuvo sometida a la persecución en tiempos de la Unión Soviética, y que hoy constituye el 79% de los tres millones y medio de habitantes del país.

El pontífice ha dirigido su misiva al arzobispo de Kaunas, monseñor Sigitas Tamkevicius, s.j. con motivo del 80° aniversario de la erección de la provincia eclesiástica y de la creación de la archidiócesis de Kaunas.

«Son bien conocidas las dolorosas pruebas que el pueblo lituano tuvo que afrontar durante los ocho decenios pasados», reconoce la carta pontificia.

«La provincia eclesiástica, joven pero ya llena de vitalidad apostólica, sufrió los golpes de la dura persecución soviética, contraria a los valores de la fe católica profundamente arraigados en gran parte de la población lituana».

«Gracias a la ayuda de Dios, que jamás le faltó, durante los años de la prueba floreció un verdadero vivero de testigos y mártires de la fe –sigue diciendo–. Caída la dictadura comunista, el pueblo lituano ha recuperado su libertad y se ha insertado cada vez más profundamente en la familia de naciones, aportándoles la contribución de su patrimonio de valores».

En este aniversario el Santo Padre propone dirigir «la mirada a las nuevas exigencias de la vida actual, que requiere también de los católicos lituanos un testimonio fuerte y maduro de los valores humanos y cristianos heredados de sus padres».

«Como testimonian las lecciones de la historia pasada y también reciente, el mal uso de la libertad lleva al vaciamiento y a la ruina del auténtico rostro del hombre, creado a imagen y semejanza de Dios».

Por este motivo, pide a los católicos de Lituania que «correspondan cada vez mejor al amor paterno de Dios, del que hablé en mi primera encíclica».

«La autenticidad de la vida cristiana se manifiesta y se certifica mediante el testimonio de la caridad activa con todos, basándose en la íntima certeza de que Dios es amor», afirma.

«Este es el anuncio perenne de la Iglesia de Cristo, constituida en el mundo para iluminar las conciencias y para guiarlo hacia el conocimiento del sentido más profundo de la vida humana y cristiana» , concluye.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }