El Papa visita el famoso monasterio del Gran San Bernardo en Suiza

Incluidos los perros, famosos en todo el mundo por salvar a montañeros

Share this Entry

INTROD, miércoles, 19 julio 2006 (ZENIT.org).- En el marco de las vacaciones que transcurre en los Alpes, Benedicto XVI visitó este martes el famoso monasterio del monte Gran San Bernardo, que se encuentra en Suiza, junto a la frontera de Italia.

Ha sido la segunda excursión realizada por el Santo Padre en estos días de vacaciones anuales que transcurre hata el 28 de julio en Les Combes (en Introd, Valle de Aosta).

El Papa dejó el chalet de los salesianos, en el que se aloja, en la tarde, después de una mañana dedicada al trabajo y atravesó en coche la frontera con Suiza.

Según revelaría el mismo Papa a los periodistas a su regreso, rezó junto a los canónigos y a un grupo de fieles las vísperas.

Después de sacarse unas fotos de recuerdo, revela Salvatore Mazza, enviado especial de «Avvenire», y cronista en estos días de de «Radio Vaticano», el Papa salió a la plaza del Monasterio, suscitando una extraordinaria sorpresa entre los doscientos turistas que allí se encontraban y que no tenían noticia de su visita.

El Papa les saludó dándoles la mano e intercambiando algunas palabras. Después, a pie, fue a ver a los estupendos perros San Bernardo, que dan el nombre a esa raza, famosos en todo el mundo por haber salvado la vida de montañeros atrapados en la nieve.

Antes de llegar al Gran San Bernardo, el pontífice visitó también el monasterio de las religiosas benedictinas de Chateau Verdan.

El pontífice conversó con las treinta religiosas y, entre otras cosas, les recordó que en la elección de su nombre como Papa le inspiraron las figuras de San Benito de Nursia y de Benedicto XV.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")