Ante la violencia, la Iglesia reactiva su papel de mediación en Sri Lanka

CIUDAD DEL VATICANO, jueves, 15 marzo 2007 (ZENIT.org).- El director de Cáritas Sri Lanka ha expresado sus temores de que la actual escalada de violencia que vive en país pueda derivar en un conflicto abierto.

Share this Entry

«La situación es muy volátil –ha alertado el padre Damian Fernando– y en cualquier momento puede suceder algo grave. El Gobierno parece haber pasado a la ofensiva y haber optado por una solución militar al conflicto, con lo que el país se encaminaría hacia la guerra».

En las últimas semanas más de 200.000 personas se han visto forzadas a abandonar sus hogares en el norte y noroeste de la isla, lo que hace temer por una inminente crisis humana.

Como consecuencia del recrudecimiento de la violencia, Cáritas Sri Lanka se ha visto obligada a suspender varios de los proyectos de rehabilitación que está desarrollando en las zonas costeras afectadas por el maremoto de diciembre de 2004.

Sólo en las dos últimas semanas, unos 50.000 desplazados han llegado a la ciudad de Batticaloa y otras 40.000 personas han entrado en las zonas bajo control gubernamental huyendo de los combates.

La red Cáritas ha puesto en marcha una operación de ayuda humanitaria para repartir alimentos, ropa de abrigo y productos de primera necesidad a los desplazados en las zonas de Batticaloa, Valuthayam-Mannar y la península de Jaffna.

Dado el deterioro de la situación, Cáritas Internacional lanzaba ayer desde Roma «un llamamiento a las partes en conflicto para regresar a la mesa de negociaciones y a la comunidad internacional para que se comprometa de nuevo en la búsqueda de la paz en Sri Lanka».

Para la red internacional de Cáritas «una solución militar supone la prolongación de la guerra que ha asolado este país durante los últimos 25 años, en los que más de 70.000 personas, en su mayoría civiles, han sido asesinadas».

La Iglesia y la Cáritas cingalesas han reactivado su papel de intermediación que desde hace décadas llevan a cabo entre las partes enfrentadas en este largo conflicto.

Como indica el padre Fernando, «gracias a nuestra reconocida postura de neutralidad, hemos vuelto a participar en los contactos que se llevan a cabo entre las partes.

Estamos trabajando de forma discreta con todos los contendientes, con el Gobierno, con el LTTE (Liberation Tigers of Tamil Eelam) y con el Frente Budista de Liberación Popular para hacer posible una solución pacífica».

En torno al 7% de los más de 20 millones de habitantes de Sri Lanka es católico. La mayoría de la población e budista (el 69,1%), y se dan importantes comunidades musulmana (7,6%), e Hindú (7.1%).

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación