El sufrimiento no tiene la última palabra: reflexión para e-peregrinos de la JMJ '08

La gran cita del Papa con la juventud del mundo en Sydney (Australia)

Share this Entry

SYDNEY, martes, 20 marzo 2007 (ZENIT.org).- El misterio del sufrimiento: es la propuesta de reflexión para los jóvenes que ya peregrinan «virtualmente» hacia Sydney (Australia), donde se celebrará la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) en 2008.

La e-PEREGRINACIÓN> («e-PILGRIMAGE>»), peregrinación «on-line», es un instrumento completamente nuevo en las JMJ para llegar a los jóvenes peregrinos y prepararles a ese gran encuentro de fe y fiesta con el Papa.

El boletín de marzo preparado por la organización de la JMJ ’08 para esta experiencia de e-PEREGRINACIÓN> aborda, en este tiempo cuaresmal, el sentido cristiano del sufrimiento humano, y ello comenzando con un «mensaje de esperanza» del obispo Anthony Fisher O.P. –coordinador del evento-: el sufrimiento y la muerte no tienen la última palabra.

«A todos nos llega un momento en el que nos preguntamos si Dios se preocupa por nosotros o no, si le importamos», escribe el prelado a los jóvenes. «¿Dónde está Dios cuando mueren los niños, o nuestros seres queridos? ¿Dónde estaba Dios cuando Auschwitz?», plantea.

Y es que en cada generación las personas piensan y consideran el tema del mal, ya sea natural o humano, constata el obispo Fisher. «A menudo nos sentimos como la Madre de Jesús y las otras mujeres, y el adolescente Juan, sin duda se sintieron al pié de la Cruz: golpeados con muda incomprensión y paralizados por la impotencia ante el misterio del sufrimiento», prosigue.

La propuesta del obispo Fisher es el Vía Crucis, que se reza en tantas iglesias en Cuaresma y especialmente en Semana Santa, y que en la JMJ australiana se celebrará por las calles de Sydney, portando la cruz por lugares significativos de la ciudad.

El prelado es consciente de que «causará un fuerte impacto no sólo entre jóvenes peregrinos, sino también en la ciudad y en el mundo mientras observan».

«Parte de la razón por la cual el Vía Crucis tiene este efecto es, creo, que ante la faz del misterio del sufrimiento, no hay palabras» -explica-; tratamos de «encontrar sentido y hallar también algún alivio», y «concluimos, como todo cristiano debe concluir, que el mal no es un acto de Dios; que ninguna persona inocente sufre por la voluntad activa de Dios; que a pesar de que Dios permite que esto suceda para facilitarnos la libertad, esto le cuesta a Él enormemente; que el sufrimiento y la muerte no tienen la última palabra».

«Dios camina en el Vía Crucis –que «demuestra la profundidad del amor salvador de Dios»- con cada uno de nosotros, en nuestra soledad y dolor, hasta el final», asegura.

Al hacer el Vía Crucis esta Cuaresma, «traigamos a Cristo todo aquello que nos confunde, nos horroriza y nos duele, confiando en que Él entiende la necesidad humana desde dentro y tiene el poder de consolar, transformar y salvar», propone el prelado.

Y ¿cuánto nos ama Cristo?: «Nadie tiene mayor amor que el que da su vida por sus amigos» (Jn 15, 13; Jn 10, 11-18), contesta. Y nosotros ¿cómo debemos responder? Siguiendo las palabras de Cristo: «…Como yo os he amado, así amaos también vosotros, los unos a los otros» (Jn 13, 34), concluye el obispo Fisher.

El boletín de marzo de la e-PEREGRINACIÓN> brinda también, en la sección «Fundamentos de fe», una breve reflexión sobre el misterio del sufrimiento humano.

Asimismo, el padre Peter Williams, director litúrgico de la JMJ’08, escribe y explica el Vía Crucis.

Los jóvenes pueden consultar igualmente los fragmentos seleccionados de la Carta Apostólica de Juan Pablo II «Salvifici Doloris», sobre el sentido cristiano del sufrimiento humano.

El boletín recoge además el testimonio de fe de una joven de la diócesis de Canberra-Goulburn, y propone la vida y testimonio de San Pío de Pietrelcina (el padre Pío, 1887-1968), quien desarrolló un deseo ardiente de compartir con Jesús su Pasión en la Cruz.

Al padre Pío se debe la conocida «Casa Alivio del Sufrimiento» en Italia, y entre las muchas personas que le visitaron se contó Karol Wojtyla.

Por otro lado, Turín (Italia) es el lugar de peregrinación espiritual que este mes se propone a los jóvenes del mundo, pues allí se conserva el Santo Sudario de Cristo.

El boletín de marzo e-PEREGRINACIÓN>, titulado «Como yo os he amado, así amaos también vosotros, los unos a los otros» (Jn 13, 34), se puede descargar en formato «pdf» desde el enlace http://www.wyd2008.org/index.php/es/wyd08_pilgrims/epilgrimage__1 .

Del 15 al 20 de julio de 2008 la ciudad de Sydney acogerá la JMJ que reunirá a jóvenes de todo el mundo en torno al Papa. Será la primera visita de Benedicto XVI a Australia.

«Recibiréis la fuerza del Espíritu Santo, que descenderá sobre vosotros, y seréis mis testigos» (Hechos 1,8) es el lema elegido para la convocatoria.

Más información e inscripciones en la web oficial (plurilingüe) de la JMJ’08: www.wyd2008.org .

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")