El cardenal Kasper, optimista en el diálogo con los ortodoxos

Se está afrontando el papel del obispo de Roma

Share this Entry

NICOSIA, martes, 18 noviembre 2008 (ZENIT.org).- El cardenal Walter Kasper, presidente del Consejo Pontificio para la Unidad de los Cristianos, expresó este martes su confianza en la buena marcha de las relaciones entre la Iglesia católica y las Iglesias ortodoxas.

En declaraciones a Radio Vaticano con motivo de la clausura del 22º Encuentro Interreligioso que ha tenido lugar en la capital de Chipre, acogido por la Iglesia Ortodoxa local, el purpurado aseguró que «actualmente estamos en un buen camino con las Iglesias ortodoxas», en referencia a los recientes encuentros mantenidos entre delegaciones de ambas confesiones cristianas.

«Ahora estamos hablando sobre el papel del obispo de Roma en el primer milenio de la Iglesia universal, por tanto hablamos del primado de Roma, y hay un buen acercamiento, aunque aún no un consenso pleno. En todo caso, es un paso importante», explicó.

El cardenal Kasper se mostró convencido de que «el Espíritu Santo está detrás de este movimiento ecuménico, y nos empuja a continuar a pesar de las dificultades, que por otro lado son normales en la vida del hombre».

Para el purpurado, en este acercamiento está teniendo un papel muy importante la «amistad personal» que se está desarrollando entre los obispos católicos y ortodoxos, aunque advirtió que esta relación debe implicar también a los fieles laicos.

«El Patriarca Ecuménico [Bartolomé I] ha estado tres veces en Roma, cosa que nunca había sucedido en la historia», destacó. «Las cosas van adelante, aunque aún hace falta mucho tiempo».

Además, explicó, estos países proceden en gran medida del otro lado del telón de Acero, y su reciente incorporación a la Unión Europea puede favorecer enormemente este acercamiento.

«En el pasado la política nos ha dividido, ahora nos empuja a unirnos entre nosotros, católicos y ortodoxos, ante los mismos desafíos», concluyó.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación