Paraguay: La Iglesia no administrará dinero del programa para los campesinos

La propuesta no garantizaba la autonomía entre Iglesia y Estado

Share this Entry

ASUNCIÓN, martes, 18 noviembre 2008 (ZENIT.org).- La Conferencia Episcopal de Paraguay no ha aceptado la propuesta del presidente, Fernando Lugo, de administrar una aparte de los 15 millones de dólares del programa «Itapú», para ayudar a los campesinos.

La respuesta oficial a la propuesta presidencial ha sido ofrecida por el comité de la presidencia del episcopado en un comunicado emitido el pasado viernes.

En días pasados el jefe de Estado había hecho esta invitación a la Pastoral Social Nacional de Paraguay. Según algunos medios de comunicación, este organismo eclesial fiscalizaría y avalaría el uso de una parte de los fondos sociales provenientes de la Itaipú Binacional.

Los obispos de Paraguay en una reunión extraordinaria, luego de escuchar la propuesta y de intercambiar opiniones decidieron no aceptar la propuesta, porque –como se lee en el comunicado–, «este proyecto, propuesto a la Pastoral Social, no se ajusta a lo establecido por la Constitución Nacional de una relación de independencia y autonomía entre la Iglesia y el Estado, así como a la naturaleza y misión propias de la Iglesia».

En cambio, los obispos proponen «la creación de una comisión mixta entre la Iglesia Católica y el Estado, en el espíritu de la misma Constitución, para establecer la cooperación mutua, en los ámbitos que correspondan, para promover el bien común».

Los prelados agradecen «a la Entidad Binacional la confianza depositada en la Pastoral Social Nacional para la administración de los fondos de desarrollo social».

El ente binacional fue creado por el presidente Nicanor Duarte (2003 – 2008), con fondos provenientes de la Empresa nacional hidroeléctrica «Itaipú». Su objetivo es financiar iniciativas dirigidas especialmente a la población más pobre y a los emigrantes.

Sin embargo, este ente, en los últimos meses, se ha visto envuelto en polémicas sobre casos de corrupción y falta de transparencia en el uso indebido de bienes públicos.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")