Cristianos iraquíes: “También nosotros tenemos derechos humanos”

Llamamiento del obispo auxiliar de Bagdad, Shlemon Warduni

Share this Entry

ROMA, jueves, 27 noviembre 2008 (ZENIT.org).- Que los derechos humanos «se hagan valer también para nosotros» es el llamamiento lanzado este miércoles por el obispo auxiliar de Bagdad, monseñor Shlemon Warduni.

El prelado se entrevistó, al final de la audiencia general, con Benedicto XVI quien le dijo: «Irak está en nuestro corazón. Recordamos siempre a los cristianos, oramos por ellos y por la paz en el país».

Posteriormente monseñor Warduni ha recordado desde los micrófonos de Radio Vaticano, los ataques a los cristianos iraquíes, explicando que «esto nos entristece porque hemos vivido muchos siglos juntos en paz».

«Durante todas las guerras, nuestras iglesias, nuestras casas estaban abiertas a los musulmanes y a todas las demás confesiones. En estos últimos tiempos, sin embargo, nos asombra que los cristianos sean atacados de modo casi diabólico; en poco tiempo han sido asesinados trece, tres casas destruidas y más de 2.500 familias han sido expulsadas de sus casas, obligadas a una emigración forzada. Con megáfonos se ha dicho a los cristianos: ‘¡Abandonad vuestras casas!'».

El prelado revela que en las semanas pasadas la Iglesia lanzó un «llamamiento al mundo para que nuestro gobierno se mueva en favor de la paz y mandara a las fuerzas armadas iraquíes», en defensa de la minoría cristiana atacada en Mosul.

«Nos escucharon y el primer ministro y el presidente enviaron a los soldados que han llevado un poco de paz».

En aquellas zonas, subraya, «los cristianos han recuperado un poco de confianza, en parte porque han sabido que nosotros nos estamos haciendo oír y 700 u 800 familias han regresado».

Aunque están volviendo, «muchos no tienen todavía confianza y sienten miedo a ser desalojados de nuevo».

Al principio, denuncia, «ni el Gobierno, ni la Administración de Mosul, ni los partidos nos ayudaron. Sólo después de algunos días de llamamientos continuos nos escucharon, pero lamentablemente ni Europa, ni Estados Unidos, ni la ONU…, nadie nos apoyó en aquella ocasión».

«Por esto, decimos a todos los que se ocupan de derechos humanos –y no por ser cristianos– que queremos que se hagan valer también para nosotros», afirma.

En cuanto a la aportación que los cristianos de Occidente pueden dar a los hermanos iraquíes, monseñor Warduni indica en primer lugar la oración: «Recemos a Dios porque Él es el rey de la paz que puede hacer todo: Él puede cambiar las mentes, los corazones, las actitudes».

«El mundo está lleno de intereses como el del petróleo que nosotros tenemos; quizá sin este oro negro estaríamos en paz», admite.

Junto a esto, «hay que sensibilizar a los gobiernos, porque en nuestro país, en nuestras casas, somos extranjeros. Tercero, que a aquellos que han tenido que irse se les ayude».

El prelado informa que «hay una pequeña mejora en el frente del terrorismo, que da un poco de esperanza», en la mayor parte del país. «No es sin embargo un signo de esperanza que nos haga decir que tendremos paz», concluye.

Traducido del italiano por Nieves San Martín

 

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")