La Convención sobre el Cambio climático debe escuchar a los pobres

Petición de obispos y representantes de 170 grupos católicos

Share this Entry

ROMA, lunes 15 de diciembre de 2008 (ZENIT.org).- Más de 80 obispos y representantes de más de 170 grupos católicos, han pedido que la Convención de la ONU sobre Cambio Climático refleje las necesidades de los pobres en los países en vías de desarrollo.

En el marco de la reciente Convención de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) en Poznan, Polonia, se reunieron para lanzar una campaña mundial exigiendo acción urgente en relación al cambio climático.

La campaña está encabezada por Caritas Internationalis (www.caritas.org), una red de entidades Católicas de caridad y por CIDSE (http://www.cidse.org), una alianza católica de organizaciones para el desarrollo.

«Las comunidades de los países en vías de desarrollo han sido las más duramente golpeadas por el cambio climático a pesar de ser las menos responsables de causarlo», dijo René Grotenhuis, presidente de CIDSE.

«Tenemos la obligación moral de asegurar que los países reciban la asistencia financiera y técnica que necesitan para adaptarse al cambio climático y para generar mejores condiciones de vida para su gente».

Como parte del lanzamiento de la campaña, más de 80 obispos provenientes tanto del Norte como del Sur dirigieron una carta a los gobiernos involucrados en la negociación. La carta llama a la solidaridad con los pobres del mundo y a la acción rápida y sostenida a propósito del cambio climático en los países industrializados.

«Las personas en países como Bangladesh dependen completamente del clima. Nuestra agricultura y por ende toda nuestra cultura está basada en el agua de las lluvias y de los ríos. Con el cambio en los patrones de las precipitaciones, las tormentas más duras y las largas sequías ya están costando vidas y alterando formas de subsistencia».

Dijo monseñor Theotonius Gomes C.S.C, presidente de Caritas Bangladesh: «Durante los últimos años hemos visto un rápido incremento en la necesidad de auxilio y en la provisión de alimentos de emergencia. Se estima que en los próximos 10 años habrá 200 millones de refugiados debido a cuestiones climáticas, de los cuales el 25%, 50 millones de personas, serán de Bangladesh».

     Los países industrializados son responsables del 70% del dióxido de carbono emitido desde el comienzo de la era industrial. Los países en vías de desarrollo tienen menor capacidad de reacción y son más vulnerables a los cambios en los patrones climáticos, las tormentas catastróficas y otros efectos del cambio de clima.

     «Miles de millones de dólares se están destinando al alivio de la presión de los mercados financieros. Esto es importante pero no debemos olvidar que si no nos ocupamos del cambio climático ahora, el precio que tendremos que pagar en los años venideros será de una escala humana y financiera que todavía no podemos comprender» dijo René Grotenhuis. 

     Esta campaña reunirá a cientos de miles de católicos que presionarán a sus gobiernos para negociar un acuerdo climático socialmente justo post 2012, que debería incluir el apoyo seguro y suficiente de los países industrializados a los países en vías de desarrollo para ayudarlos a adaptarse a los impactos del cambio climático. También debería incluir el compromiso de estos países de reducir al menos un 30-40 % las emisiones de gases que generan el efecto invernadero para 2020, basándose en los niveles de 1990.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")