México vive otro domingo sin misas o en circunstancias particulares

MÉXICO, sábado, 2 mayo 2009 (ZENIT.org-El Observador).- Debido a la alerta generalizada decretada por las autoridades federales de México, este domingo las celebraciones eucarísticas de precepto sufrirán modificaciones substanciales y, en algunos casos, definitivamente se cancelarán.

Tal es el caso de la arquidiócesis primada de México en la que se anunció que el día de hoy, domingo, el cardenal Norberto Rivera Carrera oficiará misa a puerta cerrada a las 9 de la mañana en la Basílica de Guadalupe, en donde podrá ser seguida en televisión abierta por todos los fieles de la capital y del país.

La Secretaría de Salud ha reconocido hasta el día de ayer 443 casos de infección del virus de la influenza humana (H1N1), de los cuales 16 han fallecido, principalmente en la Ciudad de México, lo que ha motivado que se cancelen las misas dominicales y todos los actos litúrgicos por segundo fin de semana consecutivo.

En otras diócesis y arquidiócesis del país se han tomado medidas similares, atendiendo el llamado a quedarse en sus casas que hizo el presidente Felipe Calderón Hinojosa, quien decretó la suspensión de actividades gubernamentales y privadas, así como la suspensión de clases en todo el país.

En la mayor parte de los casos, los obispos han dispensado del precepto dominical a aquellos que se sientan amenazados acudiendo al templo, sin embargo, las misas seguirán celebrándose en horarios normales, bajo condiciones especiales (comunión en la mano, supresión del rito de la paz, celeridad en la celebración, entre otras).

A la cancelación de misas dominicales se sumaron diversas diócesis como las de Tehuacán, Saltillo y Nezahualcóyotl, esta última suspendió también als celebraciones ordinarias y las de fiestas programadas como su peregrinación anual a la Basílica de Guadalupe.

También la diócesis de Veracruz ha visto suspendida su peregrinación anual a la Basílica de Guadalupe y está por definirse si la diócesis de Tacámbaro lo pudiera hacer el próximo 8 de mayo, puesto que las autoridades han señalado, hasta el momento, el miércoles 6 de mayo como el día en el que podrían reiniciarse las labores, educativas, productivas y administrativas en todo el territorio mexicano.

En la arquidiócesis primada de México, la cancelación de las misas dominicales es de carácter obligatorio, aunque los templos permanecerán abiertos, excepto en la Basílica, en la que sólo se permite la visita a la Virgen de Guadalupe por las bandas eléctricas en las que se puede reverenciar a la imagen sin detenerse bajo de ella.

Share this Entry
Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación