El 6 de septiembre Benedicto XVI visitará Viterbo y Bagnoregio

Print Friendly, PDF & Email

Una visita para hacer renacer “la necesidad y la alegría de creer”

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

CIUDAD DEL VATICANO, miércoles 15 de julio de 2009 (ZENIT.org).- Una visita para hacer brotar en el corazón de todos «la necesidad y la alegría de creer»: así lo ha augurado el obispo de Viterbo, monseñor Lorenzo Chiarinelli, sobre la visita pastoral de Benedicto XVI a Viterbo y a Bagnoregio, prevista para el 6 de septiembre próximo.

En una entrevista a Radio Vaticano, el prelado ha afirmado que espera que el Papa, que «viene a confirmarnos en la fe», pueda hacer «resurgir en el corazón de todos la necesidad y la alegría de creer».

«La fe, sobre todo para las generaciones jóvenes, es la energía que nos indica y nos hace enamorarnos de la meta hacia la que nos dirigimos», añadió.

«La segunda – continuó – es que en una sociedad, cada vez más fragmentada, a menudo existe dificultad para llevar a cabo articulaciones a nivel de las culturas, de las experiencias religiosas, de las economías y de las políticas».

«Lo deseable – indicó – es que el sentido de la unidad prevalezca sobre el de las diferencias y que realmente nuestra sociedad se construya sobre los pilares de la libertad, la verdad, la caridad y la justicia».

Ilustrando el de abril pasado a la Junta y a la Concejalía de la ciudad la visita pastoral de Benedicto XVI, monseñor Chiarinelli ha explicado que el recorrido seguido por el Papa seguirá las huellas de santa Rosa, Patrona de Viterbo, y de san Buenaventura de Bagnoreggio, nombrado entre los Doctores de la Iglesia por Sixto V en 1588 y de cuyos escritos el Papa actual ha sido siempre un estudioso apasionado.

En Viterbo – recordó monseñor Lorenzo Chiarinelli, según ha publicado la emisora pontificia – fueron elegidos cinco Papas. La ciudad, donde están sepultados 4 pontífices, también han vivido 50 papas.

Por tanto se debe acrecentar – explicó el prelado – «el compromiso por el florecimiento de las raíces de Viterbo como ciudad que custodia y valora prestigiosas etapas de su historia».

Pero la visita pastoral de Benedicto XVI es sobre todo un encuentro con sus habitantes. El Papa – dijo monseñor Lorenzo Chiarinelli – llegará al campo de deportes y sucesivamente se transferirá al Palacio de los Papas, desde donde saludará a los ciudadanos.

El Santo Padre se dirigirá después al Valle Faul para la celebración litúrgica y la oración del Ángelus. A primera hora de la tarde, visitará la Macchina di Santa Rosa y se dirigirá a la catedral de la Santa Patrona de Viterbo.

La Macchina di Santa Rosa consiste en una construcción de varios metros de alto, iluminada por dentro, que cada 3 de septiembre es llevada en procesión a hombros por las calles de Viterbo, en honor de Santa Rosa. Después permanece unos días expuesta para ser visitada por el público.

Benedicto XVI visitará también el Santuario de la Virgen de la Encina, donde rezará en compañía de las monjas de clausura del territorio de Viterbo. Seguidamente se transferirá a Bagnoregio, donde visitará una antigua reliquia que queda de san Buenaventura.

Sucesivamente, dirigirá un discurso a los ciudadanos presentes en la plaza y finalmente volverá a Castel Gandolfo.

El primer Papa que visitó Bagnoregio y que se detuvo en el convento de San Francisco Viejo, fue Sixto IV en 1474. El mismo Pontífice que ocho años después canonizó a san Buenaventura.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }