Comienza a gran velocidad la preparación del Sínodo de Oriente Medio 2010

Print Friendly, PDF & Email

Anunciado por el Papa este sábado

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

CIUDAD DEL VATICANO, domingo, 20 de septiembre de 2009 (ZENIT.org).- Comienza a prepararse ya el Sínodo de Obispos para Oriente Medio, que tendrá lugar del 10 al 24 de octubre de 2010, tras el anuncio de Benedicto XVI este sábado.

El pontífice lanzó esta nueva iniciativa durante un encuentro con los patriarcas y los arzobispos mayores orientales, que se desarrolló en Castel Gandolfo.

El tema de la asamblea especial de obispos, según reveló el Papa, será «La Iglesia católica en Oriente Medio: comunión y testimonio: ‘La multitud de los creyentes no tenía sino un solo corazón y una sola alma’ (Hechos 4, 32)».

El mismo Benedicto XVI, al explicar los motivos de esta decisión, reconoció que «hablando de paz, el pensamiento se dirige, en primer lugar, a las regiones de Oriente Medio».

Este lunes ya se reunirá por primera vez el consejo presinodal, en la sede de la Secretaría General del Sínodo de los Obispos, en la romana Vía de la Conciliación, para comenzar su preparación, según ha revelado el arzobispo Nikola Eterovic.

El secretario general del Sínodo de los Obispos ha revelado a «L’Osservatore Romano», diario de la Santa Sede, que serán dos días de trabajo para poner en movimiento la «máquina organizativa», que tendrá que funcionar muy pronto, pues el anuncio del Papa llega con menos anticipación de lo acostumbrado.

En la reunión participarán los cardenales de la Curia Romana Ivan Dias, Walter Kasper, Jean-Louis Tauran y Leonardo Sandri, junto con los patriarcas orientales Nasrallah Pierre Sfeir, Emmanuel III Delly, Antonios Naguib, Gregorios III Laham, Nerses Bedros XIX Tarmouni y Fouad Twal. El patriarca Ignace Youssif III Younan ha designado a un representante.

Según monseñor Eterovic, estarán también presentes el arzobispo Ramzi Garmou, presidente de la Conferencia Episcopal Iraní, y el obispo Luigi Padovese, presidente de la Conferencia Episcopal de Turquía, y algunos expertos.

El prelado reconoce que el anuncio de este Sínodo, «de por sí no es una sorpresa».

«Desde hace años –aclara– los pastores de la región reflexionaban sobre la oportunidad de convocarlo. Era una idea que circulaba con insistencia. Pero la aceleración decisiva ha tenido lugar con el viaje de Benedicto XVI a Tierra Santa en mayo pasado».

En la agenda de la reunión de este lunes se encuentran «las indicaciones del Papa sobre las perspectivas de diálogo para una convivencia en esa región atormentada, teniendo en cuenta las realidades de cada uno de los países».

«El tema del Sínodo –revela Eterovic– ha sido escogido personalmente por Benedicto XVI después de haber escuchado las sugerencias recogidas por la secretaría general, que ha realizado una consulta entre los obispos. La indicación del Papa se concentra en reflexionar ante todo en la comunión y el testimonio que la Iglesia está llamada a ofrecer en el contexto particular de Oriente Medio».

El Sínodo, como es tradición, tendrá lugar en el Vaticano y durará una semana menos que de costumbre, es decir, unos quince días.

Habrá delegados ecuménicos de otras Iglesias y confesiones cristianas y se está estudiando qué tipo de participación puede haber de musulmanes y judíos.

«No sabemos todavía cómo, pero es evidente que hay que tener en cuenta toda la compleja realidad de Oriente Medio. El Sínodo no es ‘contra’ alguien, sino un espacio de diálogo abierto que busca la comunión y la paz, en la justicia y la verdad. Encontraremos, sin duda, la manera de escuchar las voces del mundo judío y del musulmán».

Ahora los esfuerzos se concentran en la redacción de las «Orientaciones» («Lineamenta», en latín), un primer documento que enunciará los temas del Sínodo, aclarando que será breve, a causa del tiempo que hay a disposición. Debería publicarse antes de finales de este año y servirá para presentar los argumentos a todas las iglesias locales.

Éstas ofrecerán sus respuestas y comentarios y, con éstos, se redactará el «Instrumento de trabajo» («Instrumentum laboris»), que presenta los temas precisos del Sínodo y que debería publicarse en Pascua.

Antes del Sínodo de Oriente Medio sólo se han celebrado otros dos sínodos regionales desde que esta institución volviera a recuperarse tras el Concilio Vaticano II: el del Líbano y el de los Países Bajos.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }