Las relaciones Roma-Moscú comienzan una nueva era

Un arzobispo ortodoxo se ofrece para ayudar a Europa a luchar contra el secularismo

Share this Entry

Por ZENIT.org).- Las cosas se mueven en el frente Oriental. Y podría haber mayor movimiento pronto, en la medida en que el viejo hielo invernal en las relaciones entre Roma y Moscú parece parece descongelarse, con profundas consecuencias para Europa y el mundo entero.

Los observadores vaticanos han estado siguiendo estos procesos con gran atención. “Para Roma y Moscú, es primavera otra vez”, afirmó el respetado vaticanista Sandro Magister en una columna del pasado 11 de diciembre.

Esta mejora en las relaciones se debe en parte a numerosos pasos dados en silencio por el Vaticano bajo la dirección del cardenal Walter Kasper, jefe del ecumenismo del Vaticano, quien encabezó la delegación del Vaticano durante una larga semana de diálogo teológico en Chipre, y por el arzobispo Antonio Mennini, el muy capacitado Nuncio del Papa en Moscú.

Magister, con todo, se refería a dos recientes acontecimientos clave: (1) la mejora de las relaciones entre la Santa Sede y Rusia, y (2) la publicación en Rusia, por primera vez, de una colección de homilías de Benedicto XVI.

Y este “tiempo primaveral” tiene un objetivo, argumenta Magister: «la defensa de la tradición cristiana en Europa y en todo el mundo.

Así que lo que tenemos, esencialmente, es el anuncio de una nueva alianza en el mundo entre dos potencias que durante mucho tiempo desconfiaban una de la otra: Roma y Rusia.

Por increíble que parezca – habida cuenta de que hace sólo 20 años Rusia era la Unión Soviética atea y perseguidora de la Iglesia – esto es lo que parece estar sucediendo ante nuestros ojos.

El 9 de diciembre, a continuación de un encuentro en el Vaticano entre el Papa y el presidente de Rusia, Dimitri Medvedev, Rusia y el Vaticano anunciaron “el establecimiento de relaciones diplomáticas entre ellos, a nivel de nunciatura apostólica por parte de la Santa Sede, y de embajada por parte de la Federación Rusa».

La semana anterior, Benedicto XVI había recibido a Medvedev en audiencia en el Vaticano y le había dado una copia, en ruso, de la encíclica «Caritas in Veritate«.

El 2 de diciembre, el día antes de que Medvedev se encontrara con el Papa, se presentó en Roma un libro publicado por el Patriarcado de Moscú que contenía los principales discursos sobre Europa realizados en los últimos diez años por Joseph Ratzinger, como cardenal y como Papa.

El volumen completo está en dos idiomas, italiano y ruso – de nuevo, un signo del estrechamiento de las relaciones entre Rusia y Roma.

Almas gemelas

El arzobispo Hilarión Alfeyev de Volokolamsk, cabeza del departamento de relaciones eclesiales externas del Patriarcado, escribía la introducción al libro. El arzobispo es una figura cada vez más importante en la Iglesia Ortodoxa Rusa, y en el mundo ortodoxo (El anterior ocupante de su puesto, Kiril, fue elegido Patriarca de Moscú a principios de este año, lo que sugiere una posible importancia futura del propio arzobispo Hilarión).

En esta introducción, el arzobispo Hilarión, de 43 años, ofrece su visión de Europa, y de la nueva “alianza” necesaria para llevar a cabo esta visión. Es un texto sobresaliente, que aquí podemos sólo abordar.

Magister estaba tan impresionado por esta introducción que escribió: “Quienes se esperan una Iglesia Ortodoxa apartada del tiempo, hecha sólo de tradiciones remotas y de liturgias arcaicas, se sentirá sacudido al leer la introducción a este libro […]”.

«La imagen que surge de él es la de una Iglesia Ortodoxa Rusa que se niega a dejarse encerrar en un gueto, sino que por el contrario se lanza contra el ataque laicista con todas las armas pacíficas a su alcance, sin excluir la desobediencia civil contra la leyes ‘que obligan a la comisión de un pecado ante los ojos de Dios'».

Quienes en Occidente, tanto en Europa como en Estados Unidos, consideran que se han aprobado leyes injustas que no pueden ser tolerada por los cristianos, encontrarán un alma gemela en el arzobispo Hilarion.

El título del texto del arzobispo ortodoxo es «La ayuda que la Iglesia Ortodoxa Rusa puede dar a Europa».

Comienza con una lamentación muy sincera y profundamente sentida, por parte de un líder ortodoxo, por el cierre de iglesias católicas y protestantes en Europa Occidental.

«Al viajar a Europa, especialmente a los países de tradición protestante, siempre me sorprende ver no pocas iglesias abandonadas por sus congregaciones, especialmente las convertidas en bares, discotecas, tiendas o lugares de actividades profanas de otro tipo», escribe el arzobispo Hilarión. «Hay algo profundamente deplorable en este triste espectáculo.

«Vengo de un país en el que durante muchas décadas las iglesias se utilizaron para fines no religiosos. Numerosos lugares de culto fueron destruidos completamente. […] ¿Por qué el espacio para la religión en la sociedad occidental se ha reducido de manera tan significativa en las últimas décadas?”

Ayudar a Occidente

Luego, el arzobispo Hilarión expone su punto principal: Rusia puede ayudar. Rusia puede venir al rescate de Occidente.

«La Iglesia Ortodoxa Rusa, con su experiencia única de supervivencia a las más duras persecuciones, de lucha contra el ateísmo militante, de resurgimiento del gueto cuando la situación política ha cambiado, de recuperar su lugar en la sociedad y de redefinición de sus responsabilidades sociales, puede ser por ello de ayuda a Europa», escribe.

Luego traza una línea en la arena.

«La dictadura totalitaria del pasado no puede ser sustituida por una nueva dictadura de mecanismos gubernamentales pan-Europeos. […] Los países de tradición ortodoxa, por ejemplo, no aceptan las leyes que legalizan la eutanasia, los matrimonios homosexuales, el tráfico de drogas, el mantenimiento de prostíbulos, la pornografía, y así sucesivamente».

En resumen, el arzobispo dice que los ortodoxos, incluyendo la Iglesia Ortodoxa Rusa a la que él representa, están dispuestos a luchar por los valores cristianos en Occidente, junto a católicos y protestantes.

Y el arzobispo Hilarion no excluye la desobediencia contra las leyes injustas.

«Obviamente, la desobediencia de la ley civil es una medida extrema que una Iglesia particular pueda adoptar en circunstancias excepcionales», escribe. «Sin embargo, es una posibilidad que no debe excluirse a priori, en el caso de que el sistema de valores secularizados se convierta en el único que opere en Europa».

¿Este texto es una rareza, no representativa, fuera de la corriente general?

Bien, una indicación de que no es sólo una opinión rara, sino parte de un creciente consenso, es que el periódico del Vaticano L’Osservatore Romano, tuvo a bien publicar el texto del arzobispo Hilarión casi en su totalidad el 2 de diciembre.

John Thavis, el distinguido vaticanista del Catholic News Service – de la Conferencia Episcopal de EE.UU. – escribió el 11 de diciembre: «La Iglesia Ortodoxa Rusa se ha adelantado a proponer una alianza estratégica con la Iglesia Católica con el ánimo, por objeto, en efecto, de salvar el alma de Europa del ‘post-humanismo cristiano occidental'». La oferta vino en una introducción escrita por el arzobispo ortodoxo ruso Hilarión a un libro de discursos de Benedicto XVI sobre la crisis espiritual de Europa, publicado en ruso por el Patriarcado ortodoxo de Moscú. En un movimiento inusual, el diario vaticano publicó casi toda la introducción en su edición del 2 de diciembre».

Thavis observa que la propuesta de arzobispo Hilarión proviene precisamente mientras 140 líderes cristianos en los Estados Unidos se reunían en Nueva York y adoptaban la “Declaración Manhatta
n», en la que se comprometían a un renovado celo en la defensa de los no nacidos, en la definición del matrimonio como la unión entre un hombre y una mujer, y la protección de la libertad religiosa.

Y, concluye Thavis, «los funcionarios del Vaticano no dio respuesta formal al texto del arzobispo, pero la leyeron con gran interés».

San Gregorio Nacianceno

Esta introducción del arzobispo no debería llegar como una sorpresa. Durante los últimos cuatro años, el arzobispo ha hablado públicamente numerosas veces de una alianza semejante. De hecho, en mayo de 2006 el Vaticano y el Patriarcado de Moscú mantuvieron una conferencia durante toda una semana, a la que asistí, en la que delienaron el marco de trabajo de esta cooperación.

El mes pasado, viajé a Rusia y me reuní con el arzobispo Hilarión y sus colaboradores más cercanos.

Uno de ellos es Leonid Sevastianov, de 31 años, director ejecutivo de la Fundación caritativa rusa ortodoxa de San Gregorio Nacianceno, creada hace unas semanas con la bendición del patriarca ortodoxo ruso Kiril para ayudar a llevar a cabo la visión del arzobispo Hilarión de trabajar con los cristianos de Occidente por los valores cristianos.

«Queremos su ayuda, la ayuda de los católicos, y de los europeos y estadounidenses occidentales», me dijo Sevastianov. «El Patriarca Kiril ha llamado a la renovación moral de Rusia, a través de un retorno a los valores profundos de la fe cristiana. Esta es nuestra visión». (La revista Forbes, en noviembre, nombró a Kiril como uno de los líderes más poderosos de la Rusia de hoy).

San Gregorio Nacianceno, es un teólogo del siglo IV, mucho antes de la división de la Iglesia en Oriente y Occidente, y por tanto es venerado tanto por los católicos y los ortodoxos. Es un Padre de la Iglesia para todos los cristianos.

Los co-fundadores de esta nueva fundación son el arzobispo Hilarión y Vadim Yakunin, uno de los empresarios más ricos de Rusia.

Otros ricos rusos también están dispuestos a apoyar esta fundación. Pero la participación de los norteamericanos y los europeos occidentales también sería muy apreciada, me dijeron el arzobispo Hilarión y Sevastianov.

«Queremos tratar de atraer la atención de los creyentes religiosos, en Rusia y en el extranjero, que creen en los valores cristianos tradicionales, y que quieren contribuir a formar una sociedad más justa y más moral», dijo Sevastianov.

«Queremos promover la idea de la unidad entre Occidente y Rusia sobre la base de las raíces cristianas comunes».


* * *

Robert Moynihan es fundador y editor de la revista mensual Inside the Vatican. Es el autor del libro «Let God’s Light Shine Forth: the Spiritual Vision of Pope Benedict XVI» (2005, Doubleday). El blog de Moynihan puede encontrarse en www.insidethevatican.com. Puede contactarse con él en: editor@insidethevatican.com

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")