Navidad en Pakistán, entre la alegría y el miedo

En las celebraciones, un 40% menos de fieles, pero mucho entusiasmo

Share this Entry

ISLAMABAD, miércoles 6 de enero de 2009 (ZENIT.org).- La Navidad de los fieles de Pakistán se ha caracterizado por el miedo, hasta el punto de que la participación en las celebraciones litúrgicas se ha reducido en un 40% respecto a lo habitual.

El arzobispo de Lahore, monseñor Lawrence Saldanha, ha subrayado que el Gobierno ha puesto en marcha una imponente operación de seguridad que ha incluido a las iglesias del País, ya que los cristianos temían ser el objetivo de atentados suicidas.

En declaraciones a la asociación caritativa internacional Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN), el prelado expresó su reconocimiento hacia la policía por su respuesta a las amenazas de ataques contra los cristianos con ocasión de la Navidad.

Aunque la afluencia a las celebraciones ha disminuido cerca de un 40% respecto a años anteriores, quien ha acudido a la Iglesia es “muy fuerte en la fe” y no ha querido ser detenido por los riesgos para su seguridad, comentó.

“En las iglesias había una atmósfera maravillosa”, afirmó. “La gente estaba decidida a festejar y ha participado con gran entusiasmo”.

El arzobispo, que preside la Conferencia de los Obispos Católicos de Pakistán, declaró que en muchas iglesias de Rawalpindi y de la capital Islamabad se ha puesto en marcha “un sofisticado dispositivo de seguridad”.

Los fieles tuvieron que hacer grandes colas para ser controlados por la policía, que usaba detectores de metales y otros instrumentos para evitar situaciones de peligro. En otros lugares, los fieles fueron defendidos por policías en uniforme y de civil que controlaban los templos.

En todo caso, para reducir los riesgos, se cancelaron algunas celebraciones, así como mercados y encuentros, y por sugerencia de la policía, se suspendieron también las actuaciones navideñas en edificios no religiosos, como escuelas y albergues.

“La moral era más bien baja – confesó monseñor Saldanha –. Para muchas personas, el dispositivo de seguridad significaba que ir a Misa era difícil”.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")