Egipto: Un obispo ofrece claves para superar el extremismo

El obispo de Guizeh comenta el atentado con siete muertos a una iglesia

Share this Entry

EL CAIRO, lunes, 11 enero 2010 (ZENIT.org).- Monseñor Antonios Aziz Mina, obispo católico de Guizeh, Egipto, recuperándose del shock de un atentado con siete muertos en en la vigilia de Navidad, dice que afrontar el desempleo y la deficiente educación son cruciales en la lucha contra la creciente intolerancia religiosa.

Monseñor Aziz destaca el shock de los fieles después de que siete personas fueran asesinadas en un tiroteo a las afueras de una iglesia copta ortodoxa, en Egipto central.

Fieles de Nag Hammadi, a 65 kilómetros de la ciudad de Luxor, fueron tiroteados antes de la medianoche del 6 de enero, tras la Misa de la vigilia de Navidad. Entre los que murieron están seis fieles varones y un guardia de seguridad de la iglesia.

El tiroteo se desencadenó por las acusaciones de que un cristiano había raptado a una niña musulmana de 12 años, un incidente que originó disturbios en los últimos días de noviembre.

Las organizaciones que vigilan los derechos humanos afirman que hay una escalada de actitudes anticristianas en Egipto.

En “¿Perseguidos y Olvidados?”, su informe sobre la Iglesia perseguida y oprimida, la organización caritativa Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN) explica que el extremismo está empeorando en el país y ganando influencia en la sociedad.

En una entrevista con AIN el pasado viernes, el obispo Aziz subrayó que el desempleo y la ignorancia están alimentando el extremismo.

El obispo Aziz, cuya diócesis católica copta de Guizeh está justo al sur de la capital, El Cairo, dijo: “Está muy claro que el extremismo viene de la ignorancia y también de la falta de trabajo”. “Tenemos que educar a nuestra gente, muchos de los cuales son muy ignorantes”.

“Tenemos que ayudarles a comprender cómo vivir y cómo colaborar con otros y no mirar sólo la religión y la raza”. “Si queremos crecer, tenemos que trabajar juntos”.

Dijo que Occidente debe prestar apoyo para mejorar las escuelas y otras instituciones educativas del país.

Los informes indican que un quinto de la población de ochenta millones vive con menos de un dólar al día.

El obispo subrayó la necesidad de respetar el lugar de la Iglesia en la sociedad. “Pedimos más tolerancia y más comprensión de las diferencias en la sociedad”, dijo.

Nosotros los cristianos somos parte de Egipto. Vivimos en este país y somos tan egipcios como cualquier otro”. “El hecho de que seamos cristianos no supone ninguna diferencia”.

Algunos informes cifran el número de cristianos en Egipto entre ocho y diez millones, en un país con una población de ochenta millones, el mayor de Oriente Medio.

Pero el obispo Aziz dijo que los cristianos a veces son obligados a sentirse extranjeros en su propia casa.

Subrayó que los fundamentalistas son una amenaza para la mayoría de musulmanes moderados y para los cristianos. “Acciones extremistas de este tipo afectan también a los musulmanes. Ellos también resultan perjudicados por esta gente”, afirmó.

El obispo expresó su esperanza en una mejora de las relaciones interreligiosas. “Por supuesto, cuando incidentes como este suceden, nos sentimos preocupados”, dijo.

“Pero necesitamos recordar que hemos vivido junto a los musulmanes durante siglos. Mirar a nuestra historia nos da confianza en superar tales problemas”.

Al pedirle un comentario sobre los fundamentalistas y sus motivaciones, el obispo dijo: “No sabemos exactamente de dónde viene el apoyo a estos extremistas. Aunque hay extremistas dentro del país, pueden recibir apoyo del exterior”.

 


Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")