La nueva década de un mundo envejecido

Población mundial: del auge al fracaso

Share this Entry

Por el padre John Flynn, L. C.

ROMA, domingo 31 de enero de 2010 (ZENIT.org). – Las Naciones Unidas acaban de publicar un informe llamando la atención sobre los problemas planteados por el rápido envejecimiento de la población mundial. Poco después del comienzo del nuevo año el Departamento de Asuntos Económicos publicaba su informe “Envejecimiento de la Población Mundial 2009”.

Entre los principales resultados del informe estaban los siguientes puntos:

– El envejecimiento actual no tiene paralelos en la historia. Se espera que, para el año 2045, el número de personas con más de 60 años supere a los de menos de 15. En las regiones más desarrolladas, donde ha avanzado el envejecimiento, esta situación ya se alcanzó en 1998.

– La edad media actual del mundo es de 28 años, con la mitad de la población mundial por encima de esa edad y la otra mitad por debajo. A mitad de siglo la edad media llegará probablemente a los 38 años.

– El envejecimiento está afectado a casi todos los países del mundo, debido a los descensos de fertilidad que se han hecho casi universales.

– El envejecimiento tendrá un fuerte impacto en el desarrollo económico, en el ahorro, la inversión, los mercados laborales y los impuestos.

– Dado que la tasa de fertilidad es poco probable que vuelva a subir hasta los altos niveles del pasado, el envejecimiento es irreversible y las poblaciones jóvenes que hasta hace poco eran algo común es probable que sean algo raro en el siglo XXI.

– A nivel mundial hay actualmente cerca de 9 personas en edad de trabajar que soportan a cada persona anciana. En el 2050 descenderá hasta cuatro, con consecuencias graves para el sistema de pensiones. Además, la actual crisis económica ha traído consigo un grave descenso del valor de los fondos de pensiones.

Más informes

Otros informes recientes de la ONU examinaban más en profundidad los problemas demográficos de cada país. Un estudio del Programa de Desarrollo de Naciones Unidas (UNDP), titulado “Rusia frente a los Desafíos Demográficos”, pronosticaba que la población seguirá reduciéndose, informaba el 4 de octubre Associated Press.

Según el UNDP, la población de Rusia ha bajado 6,6 millones desde 1993, a pesar de la afluencia de millones de inmigrantes. El informe advertía que para el 2025 el país podría perder otros 11 millones de personas.

Las consecuencias de tal reducción serán, según el UNDP, el recorte de la mano de obra, el envejecimiento de la población y menor crecimiento económico. En el 2007 Rusia era el noveno país del mundo en población. Para el 2050, estiman las Naciones Unidas, Rusia ocupará el puesto 15 de la lista, con una población menor que Vietnam.

Rusia necesita recortar su alto índice de abortos para ayudar a dar la vuelta a la tendencia del descenso de población, advertía la ministra de sanidad del país, Tatyana Golikova, informaba el 18 de enero Agence France Presse.

Golikova declaró que en el 2008 hubo 1.714.000 nacimientos en Rusia y 1.234.000 abortos.

En su análisis del 20 de enero de las declaraciones de Golikova, el think tank Strarfor observaba que, aunque la ministra anunciaba que en el 2009 se había dado un ligero aumento en la población de Rusia de entre 15.000 a 25.000 habitantes, esto se debe a causas extraordinarias.

El aumento se debe, en parte, a los incentivos del gobierno para que los rusos vuelvan a su país desde las antiguas repúblicas soviéticas. Después de varios años de este flujo migratorio el número de rusos que quieren volver al hogar ha disminuido con rapidez.

Otra causa del ligero aumento de población es que el grupo de edad de entre 20 y 29 años suma cerca del 17% de la población y ha demostrado ser bastante fértil. La generación nacida tras esta es, sin embargo, mucho más pequeña.

Falta de chicas

Aunque Vietnam puede que esté a punto de superar a Rusia, el exceso de abortos está causando graves problemas, según un informe de agosto de 2009 publicado por el Fondo de Población de Naciones Unidas.

El estudio, “Cambio Reciente en la Ratio de Sexos al nacer en Vietnam. Una Revisión de Evidencias”, examinaba el problema de los abortos selectivos por sexos. Normalmente la proporción de los sexos al nacer (definida como el número de niños nacidos por cada cien niñas), está entre 104-106/100.

Esta proporción, explicaba el informe, es, en circunstancias normales, bastante estable a lo largo del tiempo, en regiones geográficas, continentes, países y razas.

Los estudios sobre el porcentaje de sexos han revelado un cambio inesperado, que comenzó en los años ochenta en algunos países asiáticos, comentaba la agencia de Naciones Unidas. “Junto a un descenso de la fertilidad, esta tendencia se está extendiendo por los países con grandes poblaciones de Asia, amenazando así la estabilidad demográfica mundial”, continuaba el informe.

En Vietnam, la proporción de sexos al nacer para el año 2006 fue de 110/100 varones nacidos. Según el informe, el cambio en la proporción comenzó hace cerca de una década y actualmente está aumentando en casi un punto al año. A este ritmo actual de cambio la proporción puede superar la marca de 115 en unos años, establecía el informe.

Si esta tendencia no se invierte el Fondo de Población advertía que en el 2025 Vietnam tendrá un excedente significativo de población masculina que tendrá muchas consecuencias para el país, y afectará especialmente a la población adulta joven en el momento de casarse.

El fenómeno de “falta de chicas” es bien conocido en China y un informe reciente confirmaba la práctica de abortos selectivos por sexo. La Academia China de Ciencias Sociales ha afirmado que habrá más de 24 millones de hombres que no podrán encontrar una esposa a finales de esta década, informaba el 12 de enero el periódico Times.

El reportaje culpaba del desequilibrio a la política china de un único hijo. El uso de escáneres ultrasónicos ha permitido el aborto de fetos femeninos al intentar los padres asegurarse que el único hijo que se les permite será capaz de mantener la línea familiar.

“El problema es más grave en las zonas rurales debido a la falta de un sistema de seguridad social”, indicaba el reportaje. “Los campesinos ancianos tienen que confiarse a su descendencia”, observaba.

Según el artículo del Times, un experto chino afirma que en el 2006 la proporción se sexos había subido hasta 120/100.

Descenso

En el vecino Japón la población sigue descendiendo. Un editorial publicado el 15 de enero en el periódico Japan Times indicaba que las estimaciones del ministerio de sanidad, trabajo y bienestar de la nación calculan que en el 2009 la población descendió en 75.000 personas, que es 1,46 veces el descenso del 2008.

Según el editorial el Instituto Nacional de Investigación de Población y Seguridad Social estima que la población de Japón bajará de los 100 millones en el 2046, y por debajo de los 90 millones en el 2055. La población actual se estima cercana a los 128 millones.

Mientras surgen cada vez más elementos de preocupación por el envejecimiento de población del mundo y el descenso de los índices de fertilidad, el gobierno de Estados Unidos está en medio de un dramático aumento de su apoyo a la anticoncepción y al aborto por todo el mundo.

El 8 de enero la Secretaria de Estado Hillary Clinton dio un discurso con ocasión del décimo quinto aniversario de la Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo que tuvo lugar en 1994 en el El Cairo, Egipto.

En su intervención celebraba una de las primeras actuaciones del Presidente Barack Obama en su cargo, que fue levantar las restricciones a la financiación del gobierno federal a las organizaciones que financia el aborto en los países en desarrol
lo. También observaba que los Estados Unidos han renovado su financiación al Fondo de Población de Naciones Unidas y que el Congreso ha destinado más de 648 millones de dólares en ayuda exterior a programas de planificación familiar y salud reproductiva por todo el mundo.

Prometió incluso más ayudas en el futuro para lograr que se ofrezcan anticonceptivos a todas las mujeres de cada nación. Y también destacó la labor que el gobierno de Estados Unidos está llevando a cabo asociado a la International Planned Parenthood Federation, conocida por llevar a cabo millones de abortos cada año.

El entusiasmo actual por hacer todo lo posible por hacer bajar la fertilidad está movido claramente por motivos ideológicos que no se paran a considerar las consecuencias económicas de unas políticas que han llevado a un rápido descenso de la fertilidad en un corto periodo de tiempo.

[Traducción del inglés por Justo Amado]

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")