Benedicto XVI pide denunciar las injusticias que provocan la emigración

Así como ofrecer condiciones para que los inmigrantes se integren en la sociedad de acogida

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

REGGIO CALABRIA, jueves 14 de octubre de 2010 (ZENIT.org).- Benedicto XVI ha hecho un llamamiento a denunciar las situaciones de injusticia, conflicto o miseria que obligan a hombres y mujeres a emprender el camino de la emigración para encontrar un futuro en otras tierras.

El pontífice ha analizado los nuevos desafíos que plantea el fenómeno de la emigración en un mensaje que ha sido leído este jueves durante la 46ª Semana Social de los Católicos Italianos, que en esta ocasión se celebra en Reggio Calabria.

Comienza la misiva constatando que este fenómeno «ha asumido proporciones imponentes». En Italia, al igual que la mayoría de los países de Europa, se han vivido desde hace algo más de dos décadas oleadas de inmigrantes procedentes de los países los países del Este de Europa, del Norte de África, de América Latina y de Asia.

«Superada la fase de la emergencia, en la que la Iglesia se ha empeñado con generosidad para la primera acogida, es necesario pasar a una segunda fase, que muestre, en el pleno respeto de la legalidad, los términos de la integración», asegura el Santo Padre.

«A los creyentes, como también a todos los hombres de buena voluntad», el Papa les pide «hacer todo lo posible para denunciar esas situaciones de injusticia, de miseria y de conflicto que obligan a tantos hombres a emprender el camino del éxodo».

Asimismo, les exhorta a promover «las condiciones de una inserción en nuestras tierras de cuantos quieren, con su trabajo y el patrimonio de su tradición, contribuir a la construcción de una sociedad mejor que la que dejaron».

Por otro lado, pide no olvidar que, «al reconocer el protagonismo de los inmigrantes, nos sentimos llamados a presentarles el Evangelio, anuncio de salvación y de vida plena para cada hombre y cada mujer».

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación