Migración, y diálogo ecuménico, retos de la Iglesia en Grecia

Habla monseñor Dimitrios Salachas, exarca apostólico

Share this Entry

CIUDAD DEL VATICANO, domingo 24 de octubre de 2010 (ZENIT.org).- El ecumenismo en un país donde el 97 % de la población es ortodoxa, así como el fenómeno de la inmigración son algunos de los desafíos que debe enfrentar la Iglesia católica en Grecia.

En este país, el número de los católicos representa una pequeña minoría (0,5 %, es decir, 50.000 fieles entre unos 11 millones de habitantes). Casi todos ellos pertenecen al rito romano, unos 2.500 al rito bizantino, y hay algunos centenares de fieles al rito armenio. 

Monseñor Dimitiros Salachas, exarca apostólico para los católicos de rito bizantino residentes en Grecia, que atiende a muchos católicos de comunidades de la diáspora, provenientes de iglesias de Oriente, fue invitado a participar en la Asamblea Especial para Oriente Medio del Sínodo de Obispos que ha finalizado hoy.

Monseñor Salachas es doctor en leyes bizantinas eclesiásticas y consultor de la Congregación para las Iglesias Orientales y para el Consejo Pontificio para la Interpretación de textos legislativos. También es miembro de la sociedad internacional del código de derecho canónico oriental. El prelado habló el pasado jueves con los periodistas en la sala de prensa de la Santa Sede.

Migración

El exarca hizo un llamado a la paz en Oriente Medio y exhortó a los cristianos a permanecer firmes “hasta el martirio y a no emigrar a otros lugares”.

También se refirió al tema de la inmigración a Grecia, desde varios países del Oriente Medio: “no vienen por turismo o curiosidad”, aclaró. “Vienen para encontrar un destino y para buscar supervivencia”.

Así mismo se refirió al tema de la acción social de las iglesias tanto católica como ortodoxa en este sentido: “son muchos los voluntarios que nos ayudan para la asistencia social y jurídica”, dijo el prelado quien dirige en su país un hospital católico.

“Son necesarios muchos medios”, aseguró. “Ojalá tuviéramos posibilidades”. Pero dijo, “no tenemos el apoyo del Estado”.

Diálogo ecuménico

El prelado se refirió también al tema del diálogo ecuménico con la Iglesia ortodoxa, cuya sede principal se encuentra en la ciudad de Atenas, “no podemos decir que hay un ecumenismo a nivel de jerarquías”, admitió.

Aclaró que el ecumenismo se da especialmente “a nivel de caridad y trabajo social”. Y dijo que en ciertos puntos sobre este tema «hay una gran rigidez”.

No obstante, recordó la visita de Juan Pablo II a Grecia en mayo de 2001, cuando pidió la unidad con los ortodoxos. Se trataba de la primera visita de un pontífice desde el Cisma de Oriente en 1054.

En este viaje Juan Pablo II pronunció el histórico mea culpa por las agresiones de los católicos contra sus hermanos cristianos ortodoxos.

“Vosotros conocéis las dificultades que tuvo para ir a Grecia”, dijo. Sin embargo, Juan Pablo II “tuvo una impresión muy positiva en sólo 24 horas”, señaló. 

“Este anciano pontífice, en su enfermedad, se ganó el corazón de la gente, y han desaparecido siglos de veneno”, recordó el prelado. “Los prejuicios históricos han desaparecido”.

El exarca apostólico para los católicos de rito bizantino residentes en Grecia dijo a los periodistas que una vez finalice el Sínodo “contaremos a nuestros fieles lo que dijimos y el compromiso que tomamos de mejorar la situación”.

“Para que los cristianos puedan vivir con tranquilidad, dar testimonio a los hermanos musulmanes, fuertes en la Palabra”, concluyó.

Por Carmen Elena Villa

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación