Los responsables de santuarios invitan a una “pastoral de la amabilidad”

Documento final del II Congreso Mundial de pastoral de peregrinaciones y santuarios

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

SANTIAGO DE COMPOSTELA, viernes 29 de octubre de 2010 (ZENIT.org).- El II Congreso Mundial de pastoral de peregrinaciones y santuarios celebrado en Santiago de Compostela del 27 al 30 de septiembre concluyó con una invitación a todos los agentes pastorales a hacer propia una acogida entendida como «pastoral de la amabilidad».

El documento final del encuentro, que el Consejo Pontificio para la Pastoral de los Emigrantes e Itinerantes, organizador del Congreso, envió a ZENIT este viernes, indica que esta pastoral «permite acoger con un espíritu de apertura y de fraternidad».

Las cerca de 250 personas de 70 países que participaron en el Congreso destacaron que «esta acogida deberá tener en cuenta y responder, ciertamente, a la diversidad de motivaciones que impulsan a los peregrinos».

En opinión de los responsables de los santuarios, hay que tener en cuenta lo específico de cada grupo y persona que visita un santuario, así como «las expectativas de sus corazones y sus auténticas necesidades espirituales».

«Una diversidad de peregrinos nos exige una acogida diversificada», señala el documento, que ha recogido el espíritu del Mensaje que el Papa envió al Congreso.

Los participantes en el encuentro manifestaron su preocupación especial por promocionar la peregrinación entre los jóvenes, en el texto con las conclusiones del encuentro.

También constataron que la necesaria acogida de calidad en el santuario «implica por parte de los responsables, entre otras cosas, una presencia activa y atenta y una actitud amable».

Conscientes de que no siempre es posible acoger personalmente a los peregrinos, coincidieron en señalar que entonces cobran especial importancia otros elementos.

Entre ellos, destacaron «la dignidad de las celebraciones litúrgicas y de las manifestaciones de piedad popular, el ambiente de respeto y recogimiento, el orden y la seguridad, el cuidado del recinto, la correcta señalización y una arquitectura apropiada y sin barreras».

También «el apoyo de materiales impresos y de las nuevas tecnologías, la creación de espacios físicos adecuados y acogedores para cada categoría de personas y para cada uso específico (capillas de adoración y de reconciliación, puntos informativos, museo, etc.), o el evitar la percepción de comercialización en el espacio sagrado».

El documento final del encuentro, fechado el 30 de septiembre, también recoge otras acciones concretas que pueden contribuir a una acogida adecuada, como elaborar estudios estadísticos y sociológicos de los tipos de peregrinos así como de los motivos que les impulsan a peregrinar al santuario».

También promover el voluntariado para la acogida y la formación de todos los agentes implicados en la vida del santuario, velar de manera especial por la preparación y capacitación de aquellos sacerdotes que allí ejercen el ministerio de la Palabra y de la Reconciliación, y finalmente «definir con toda claridad el carisma propio del Santuario».

En este sentido, los responsables de los santuarios y las peregrinaciones consideran necesaria «la elaboración de un plan pastoral para la acogida y la evangelización, que integre y coordine todos los elementos señalados», así como «un objetivo anual».

Pastoral de la peregrinación

El documento final también refleja el convencimiento de los participantes del Congreso de que la peregrinación tiene como objetivo primario la evangelización.

«De esta posibilidad hemos ido tomando conciencia progresiva en las últimas décadas, en las que hemos pasado de una ‘práctica devocional’ a una ‘pastoral de la peregrinación'», indica el texto.

En este sentido, los congresistas asumieron las cinco propuestas del Papa para profundizar en la potencialidad evangelizadora de las peregrinaciones: aprovechar la capacidad de convocatoria que les caracteriza; cuidar la acogida que realicemos; sintonizar con las preguntas que brotan del corazón del peregrino; ser fieles al carácter cristiano de la peregrinación, sin reduccionismos; y ayudar a descubrir al peregrino que su camino tiene una meta».

Constataron que para favorecer la evangelización «es importante la suma de esfuerzos de todos los agentes implicados», coordinando el trabajo con la pastoral diocesana, con otros santuarios y parroquias y con entidades turísticas y civiles.

El documento final destaca la función de las conferencias episcopales en la coordinación de la pastoral de las peregrinaciones y santuarios.

En este sentido, los participantes pidieron al Consejo Pontificio que inste a los episcopados a disponer de instrumentos como un obispo promotor, la coordinación de encuentros de responsables de santuarios y la elaboración de materiales de apoyo.

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación