Nuevo capítulo en el compromiso del Papa por la libertad religiosa

El portavoz de la Santa Sede comenta el discurso al Cuerpo Diplomático

Share this Entry

CIUDAD DEL VATICANO, lunes 10 de enero de 2011 (ZENIT.org).- Con su discurso de hoy al Cuerpo Diplomático acreditado ante la Santa Sede, el Papa “ha añadido un nuevo capítulo de grandísima importancia” a su “compromiso con la libertad religiosa en el mundo”.

Así lo afirmó hoy el director de la Sala de Prensa de la Santa Sede, padre Federico Lombardi, en su comentario, transmitido por Radio Vaticano, a las palabras dirigidas hoy por el Papa Benedicto XVI a los embajadores de los 178 Estados que mantienen relaciones diplomáticas con la Santa Sede.

El padre Lombardi subrayó que esta preocupación del Papa por la libertad religiosa, “aun siempre viva”, en los últimos meses “está mucho más presente en las declaraciones públicas de las más altas autoridades de la Iglesia católica”.

En este sentido, quiso recordar las intervenciones del Papa con ocasión del Sínodo para Oriente Medio, su discurso en Westminster Hall (Londres), “los recientes llamamientos tras los trágicos atentados contra iglesias cristianas en Iraq y en Egipto; o la intervención del cardenal secretario de Estado en la cumbre de la OSCE en Astaná”.

Habla claro

El discurso del Papa de hoy, explica el portavoz vaticano, está vinculado al reciente Mensaje para la Jornada Mundial de la Paz.

Aquel “había ofrecido un amplio panorama sobre los fundamentos del derecho a la libertad religiosa y sobre la necesidad de tutelarlo frente a riesgos y ataques – tanto de violaciones concretas y dramáticas, como de actitudes negativas de origen ideológico-cultural con consecuencias jurídicas”.

El discurso de hoy, en cambio, “ha ofrecido una serie impresionante de indicaciones sobre lugares y situaciones en las que este derecho es claramente violado, o cuestionado de forma más o menos explícita y radicalmente”.

“Ciertamente no se puede reprochar al Papa que no haya hablado claramente – subraya Lombardi –. Todos pueden comprender sin dificultad lo que ha dicho”.

Además, añade Federico Lombardi, al afrontar este tema, “el Papa se coloca en el corazón de su misión”.

“Nunca hemos olvidado que, en el primer discurso del pontificado, en la Capilla Sixtina, Benedicto XVI señalaba a Dios y la relación del hombre con Dios como la primera de sus prioridades”, afirma.

De aquí, subraya Lombardi, “parte todo empeño suyo y de la Iglesia para servir a la persona y a la comunidad humana”, recordando que también la acción diplomática de la Iglesia “busca ante todo promover la causa de Dios como garante de la causa del hombre”.

“El modo explícito y valiente con el que el Papa Benedicto lleva a cabo su servicio de proponer el derecho a la libertad religiosa para todos”, consiste por un lado en “alentar el diálogo interreligioso y el compromiso de todas las autoridades religiosas y civiles”, en la convicción “de servir así eficazmente a la dignidad de la persona humana y a la paz”.

Por otro, consiste en “defender la libertad de la presencia constructiva y benéfica del testimonio cristiano en el mundo y en la cultura de hoy”.

Esta defensa “se está convirtiendo ciertamente en uno de los rasgos característicos de este pontificado y de su misión histórica”, concluye el padre Lombardi.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación